Flagelantes pagan promesas y agradecen milagros en el Atlántico