Publicidad
Nacional 8 Nov 2012 - 9:00 pm

Estudiantes presentaron un proyecto para atraer pobladores al departamento

Fomento a la migración

A través del medio ambiente, la agricultura, los lugares tradicionales y las oportunidades laborales, los municipios podrían recibir habitantes de la urbe en las zonas rurales de la región que no han sido explotadas.

Por: Santiago Valenzuela
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/fomento-migracion-articulo-386034
    http://tinyurl.com/l3vqxtq
  • 0
insertar
Aunque los estudiantes no desarrollaron un extenso proyecto para Sopó, destacaron sus oportunidades laborales como factor llamativo para vivir allí. / David Campuzano

La ansiedad de vivir en una ciudad que cada vez tiene menos espacio para cada habitante inquietó a 30 estudiantes de la Universidad Piloto de Colombia. Luego de estudiar durante seis meses los problemas poblacionales de Bogotá se les ocurrió la siguiente solución: incentivar la migración de la capital hacia siete municipios de Cundinamarca. Según la cifras del DANE, la tasa de crecimiento de la población bogotana pasó de 6’840.116 en 2005 a 7’467.801 en 2011. Si el rumbo de la ciudad se mantiene en esta línea, en 2020 estaríamos hablando de casi nueve millones de habitantes.

En las instalaciones de la Universidad Piloto los estudiantes presentaron ayer sus propuestas para atraer población hacia los municipios de Madrid, Facatativá, El Rosal, La Calera, Sopó, Fusagasugá y Tocaima. Para apoyarlos en su trabajo, el profesor Javier David Ángel Matiz, del área de ingeniería de mercados, revisó los planes de desarrollo de los municipios y las estadísticas de migración en Cundinamarca. “La idea es que los alcaldes conozcan las propuestas que estamos realizando para que lleguen personas a los espacios de los municipios que no han sido explotados. Debemos borrar paulatinamente el tabú de que la ciudad es mejor que el pueblo, teniendo en cuenta la saturación de Bogotá”, resalta.

El Espectador conoció los proyectos de los estudiantes de ingeniería de mercados y habló con ellos sobre la “Cundinamarca ideal” que se imaginan. En cada uno de los trabajos están presentes tres principios: oportunidad de trabajo, vivienda y ocio.

Los ejes del proyecto turístico en este municipio son el medio ambiente y la modernización de la infraestructura. Los estudiantes de la Universidad Piloto Manuel Garzón, José Hernández, Rubén Carreño, Juan Pablo Sánchez y Laura Villalba formularon un plan de acción para recuperar el agua. “El municipio tiene problemas de potabilidad, pero se pueden solucionar. Por ejemplo, el río Subachoque tiene magnesio y por eso no se puede consumir. Sin embargo, observamos que construir una planta de purificación es viable, pues así se hizo en Rosario, Argentina”, dice Carreño.

Siguiendo esta idea, también mejoraría económicamente el lugar. Así lo explica Laura Villalba: “Si se hiciera la planta, Madrid podría exportar el recurso a otros pueblos y con esos dineros sería viable construir un tanque. De esta manera, 250 familias tendrían mejores oportunidades de trabajo. También sería una oportunidad para que estudiantes y profesionales de ingeniería ambiental realicen sus proyectos”.

“Faca, destino de crecimiento y esencia ancestral”, es el nombre del proyecto para incentivar el turismo. Los estudiantes plantearon que en este municipio las oportunidades de vida están dadas para cualquier miembro de la familia. “Los espacios verdes, baldíos, pueden convertirse en centros de descanso y recreación para los adultos mayores. Aprovechando la riqueza ambiental de las veredas, los niños podrían ir a jardines infantiles con un enfoque educativo. En el caso de los padres, hay oportunidades en el campo de la agricultura”, dice Catalina Vega, una de las creadoras del proyecto.

Para explotar el turismo acudieron a los lugares sagrados: las Piedras de Tunja y otros lugares arqueológicos, ya que proyectan que si se resalta la historia muisca el municipio puede crecer mucho más.

A David Cristancho, Sara Meléndez, Judy Babativa y Ángel Torres se les ocurrió explorar el arte en el municipio. Debido a la cercanía con Bogotá, trabajar en torno a las oportunidades laborales no era muy viable. Pero La Calera tiene algo que hace falta en la urbe: escenarios cinematográficos. “Los espacios en ruina y las zonas verdes abandonadas pueden convertirse en sitios destinados al séptimo arte. Las universidades que cuentan con facultades de cine y televisión podrían aprovechar para realizar sus proyectos”.

“La industria pesada, por ley, tiene que ser retirada de Bogotá”, explica el profesor Ángel. “Si esto es así, entonces pensamos incentivarla en Fusa, un municipio que tiene los terrenos para modernizarse a nivel agropecuario”, comenta Alejandra Bautista, una de las líderes del proyecto. La idea en esta zona es que las industrias generen empleo antes de proyectar el turismo.

Si las alternativas de los estudiantes son acogidas, Tocaima sería un escenario propicio para la vida de los pensionados. Esta idea la trabajaron en conjunto Gabriela Rosero, Lina Gil, Priscila Olibella y Lina Mozo. “Hace falta mejorar las aguas termales y los pozos azufrados. Es algo muy particular en el país, pero se necesita inversión. Si contamos con esto y le sumamos un centro multiterapéutico, Tocaima podría pasar a ser un paraíso de los pensionados”, explica Rosero.

“Un nuevo edén para vivir”, es el lema de los creadores del proyecto turístico para este municipio. Quien los representa es David Pabón: “Sólo tiene 15 años de historia y hasta ahora ha dado buenos resultados: no hay problemas de inseguridad y tiene excelentes vías de acceso. Lo queremos vender como un retiro espiritual. Están, por un lado, el espacio para los benedictinos (una comunidad muy importante en el municipio) y, por otro, las aguas calientes, que pueden funcionar muy bien para los turistas”.

Pese a que estas ideas difieren en varios aspectos de los planes de desarrollo de cada municipio, el proyecto seguirá vigente durante 2013. El profesor Javier Ángel confía en esta solución para detener el crecimiento degenerativo de la capital: “La idea es pasar a la práctica y que Bogotá no crezca más hacia la Sabana. Otra opción para revitalizar la capital es generar migración hacia las zonas rurales”.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio