¿Haciendo casas a cambio de votos?

Investigadores de la U. de los Andes hallaron un interesante patrón en el programa de viviendas gratis.

En el año 2012, el gobierno del presidente Santos anunció, a través de su ministro de Vivienda y actual candidato a la Vicepresidencia, Germán Vargas Lleras, un ambicioso plan de construcción de 100.000 viviendas gratis con el fin de atender las necesidades de hogares colombianos que viven en condiciones de pobreza extrema. Este programa busca aliviar el déficit de viviendas de familias en situación de pobreza extrema, familias desplazadas, indígenas y hogares afectados por desastres naturales.

La Ley 1537 de junio de 2012 y el decreto que la reglamenta (1921 de junio de 2012) establecen de manera muy precisa los instrumentos de focalización, identificación y selección de las familias potencialmente beneficiarias del programa. En particular, el Departamento para la Prosperidad Social (DPS) es la entidad encargada de identificar los potenciales hogares beneficiarios a partir de unos criterios muy claros de priorización, como pertenecer a la Red Unidos (familias clasificadas en la pobreza extrema), al nivel I del Sisbén o al Registro Único de Población Desplazada.

Una vez el DPS ha elegido a los potenciales beneficiarios, los hogares deben postularse ante el Fondo Nacional de Vivienda para que éste verifique si cumplen con las condiciones para acceder al programa. Por último, el mismo Fondo, que actúa como entidad otorgante, decide qué hogares resultan beneficiados por el Subsidio Familiar 100% de Vivienda en Especie, es decir, las viviendas gratis.

A pesar de que el decreto 1921 es muy preciso en establecer los criterios que deben cumplir los hogares para acceder al programa y los criterios de priorización que utiliza el Gobierno para escoger a las familias postulantes, éste es silencioso en cuanto a los municipios en los que se desarrollarían los proyectos.

Primero, dado que en la mayoría de los casos el terreno en el que se desarrollarían los proyectos debía ser donado por el municipio, esto impone una serie de restricciones que tienen que ver con la disposición de las administraciones locales a colaborar con el proyecto. Segundo, es de esperarse que aquellos municipios en donde existe un mayor número de familias en situación de pobreza extrema hayan sido priorizados, tanto por el Gobierno Nacional como por la disposición de su alcalde para adelantar los proyectos de vivienda.

Las otras variables

Con el fin de establecer qué otras variables determinaron el desarrollo de proyectos de viviendas gratis en los diferentes municipios de Colombia, desarrollamos un ejercicio estadístico que busca establecer las características de cada municipio que hicieron más probable que se desarrollaran los proyectos y que se construyeran más viviendas.

En total se desarrollaron proyectos de viviendas gratis en 257 de los 1.114 municipios del país. Dentro de este grupo de municipios, el promedio de viviendas gratis construidas es de 414, con un mínimo de 26 casas (en Yolombó, Antioquia) y un máximo de 8.462 (en Medellín). En su orden, los otros cuatro municipios del país en donde más viviendas se están construyendo son Montería, Bogotá, Barranquilla y Santa Marta.

De acuerdo con los resultados de nuestros ejercicios, en promedio y manteniendo otras características municipales constantes, por cada 10 familias más pertenecientes a la Red Unidos se construyó una casa adicional. También, y como era de esperarse, se están construyendo más viviendas en ciudades capitales de departamento, en municipios más poblados y en municipios con mayores niveles de urbanización. Los resultados que se refieren al número de familias en la Red Unidos indican que efectivamente los criterios de priorización para aliviar la pobreza extrema se están cumpliendo.

Sin embargo, otras variables, que no necesariamente tienen que ver con los niveles de pobreza de los municipios, su nivel de población o de urbanización, parecen haber tenido un efecto significativo sobre las decisiones de desarrollar los proyectos de viviendas gratis.

En particular, la votación que obtuvo el presidente Santos en las elecciones de 2010 parece haber jugado un papel fundamental en la escogencia de los municipios donde se están desarrollando estos proyectos. De acuerdo con nuestros resultados, por cada 10 puntos porcentuales menos de votación que obtuvo el presidente Santos en la primera vuelta presidencial de 2010, la probabilidad promedio de que un municipio fuera seleccionado para la construcción de proyectos de viviendas gratis aumenta en 2,4 puntos porcentuales.

Otra forma de ver este resultado es la siguiente: en el 20% de los municipios en donde el presidente Santos obtuvo la votación más baja en las elecciones de 2010 (niveles promedio de votación de 25,1%), la probabilidad de que se desarrollaran proyectos de viviendas gratis es 14 puntos porcentuales mayor que aquella que se observa en el 20% de los municipios donde Juan Manuel Santos obtuvo las votaciones más altas (con niveles promedio de votación de 70,5%).

Los bajos niveles de votación por el presidente Santos no sólo aumentaron la probabilidad de que un municipio fuera seleccionado para desarrollar estos proyectos, sino también el número de viviendas que allí se construyeron.

Más precisamente, los resultados indican que por cada 10 puntos porcentuales menos de votación que obtuvo el presidente Santos en 2010, se construyeron 54 viviendas gratis adicionales (es decir, un 56% más de viviendas relativo al promedio nacional). La otra forma de ver este resultado implica que en el 20% de municipios en donde el presidente Santos obtuvo la votación más baja en las elecciones de 2010 se construyeron, en promedio, 274 viviendas más que en el 20% de los municipios en donde el presidente obtuvo las votaciones más altas.

La utilización con fines políticos de programas sociales ha sido una constante en la historia reciente de Colombia. A juzgar por los resultados descritos anteriormente, el programa de viviendas gratis no parece ser una excepción.