'Hay fines oscuros en el Catatumbo'

El comandante de las FF.MM., general Alejandro Navas, dice que una zona de reserva campesina en el Catatumbo sólo beneficiaría a grupos violentos. También que en el proceso de paz las Fuerzas Militares no se negociarán.

General Alejandro Navas, comandante general de las Fuerzas Militares. /Archivo El Espectador
General Alejandro Navas, comandante general de las Fuerzas Militares. /Archivo El Espectador

En medio de un agitado ambiente político y social, el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, aporta sus opiniones. Califica como acertada la decisión del Gobierno respecto a la presencia de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, cree que sí hay infiltración de la guerrilla en las protestas, admite que las zonas de reserva campesina están creadas en la ley, pero no se pueden conceder a la fuerza y deja entrever cómo se están preparando las Fuerzas Militares para los tiempos de paz.

¿Comparte la apreciación del presidente Juan Manuel Santos sobre la permanencia en el país de la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas?

La apreciación del presidente es un asunto que reconoce los grandes avances en materia de derechos humanos por parte del Estado, que se han afianzado en una cultura que nos ha llevado a resultados de cero tolerancia de violaciones a esos derechos fundamentales. El respeto por los derechos humanos y el DIH ha sido un norte trazado en nuestras Fuerzas Militares y hemos llegado a obtener suficiente madurez y responsabilidad en su cabal cumplimiento. Las consideraciones expuestas por el Gobierno Nacional, sobre la permanencia de la Oficina de la ONU por un año más, son la respuesta acertada al compromiso institucional de un Estado garante de los derechos humanos que desde la misma Presidencia de la República elabora y coordina las políticas necesarias para su difusión y lo destaca como uno de sus objetivos fundamentales y prioritarios.

¿ Cree, como se ha dicho, con cierta insistencia que hay infiltración de la guerrilla  en el Catatumbo?

El Catatumbo ha sido un área estratégica para diferentes grupos ilegales, que valiéndose de la situación social campesina, la necesidad de una mejor infraestructura y la geografía quebrada de la zona, ha servido para que allí confluyan reductos del Eln y las Farc, así como delincuencia común y narcotraficantes, que hoy utilizan el amedrantamiento a la población de los diferentes municipios para lograr obtener del Gobierno desmedidas pretensiones.

Hay evidencias claras de que las Farc han infiltrado las protestas, lo que incluso ha percibido el pueblo colombiano a través de los medios de comunicación que han presentado videos, testimonios, fotografías, acusaciones, grabaciones de audio, lanzamiento de tatucos, explosivos y bombas, lo que constituye un acervo probatorio suficiente.

¿Está de acuerdo con la figura de las zonas de reserva campesina?

El Gobierno Nacional tiene claridad sobre las bondades de una política integral de tierras con el fin de mejorar las condiciones productivas de las regiones afectadas por la violencia y lograr restituir a campesinos tierras arrebatadas por los grupos violentos. A nosotros como Fuerzas Militares nos corresponde acompañar las políticas del Gobierno sobre las zonas de reserva campesina, pero rechazamos que se pretenda con acciones de hecho o concesiones especiales, como lo que ocurre en el Catatumbo, donde se busca una zona de reserva con fines oscuros que a la larga sólo beneficiaría a los grupos violentos que queremos erradicar de esa región.

Alias ‘Iván Márquez’ dijo que el fin del conflicto se acerca. ¿Usted lo cree?

Como colombiano y como soldado puedo creer que, después de cincuenta años el conflicto más antiguo del mundo por la voluntad política del Gobierno y por el apoyo y anhelo del pueblo colombiano y la debilidad de las Farc, está llegando a su fin gracias al sacrificio de nuestros soldados y policías. No porque lo diga alias Iván Márquez, que pertenece a esa organización terrorista que no tiene ninguna credibilidad ante el pueblo.

¿La ofensiva militar contra la guerrilla ha bajado?

No. Por el contrario, ha aumentado porque simultáneamente cubre todo el territorio nacional, especialmente con un esfuerzo localizado en diez zonas críticas, como eje fundamental del plan de guerra “Espada de Honor”. Se refleja en el incremento de los resultados operacionales a diario, representados en desmovilizados, capturados y muertos en desarrollo de operaciones militares.

¿Por qué no se han vuelto a presentar golpes a jefes de las Farc?

Las operaciones ofensivas de las Fuerzas Militares son permanentes. En los últimos meses se han dado de baja 43 cabecillas. Al número uno y número dos de las Farc, cuatro del Estado Mayor Central y 37 jefes de frente, entre otros importantes resultados. Se debe entender que los cabecillas que persisten en la guerra han extremado sus medidas de seguridad para evitar su localización, pero tarde o temprano nuestra inteligencia militar los sacará de sus madrigueras.

¿La guerrilla fue derrotada?

Estratégicamente sí. Por eso están en La Habana. Han perdido su capacidad ofensiva por su debilitamiento. Se replegaron a sus áreas bases y evitan el combate con las tropas. Tácticamente tienen capacidad de daño a través de actividades terroristas y el aprovechamiento de cualquier debilidad de las tropas.

¿ Cuántos hombres tienen las Farc y cuántos el Eln?

Tienen el 40% de lo que llegaron a tener cuando se fortalecieron con el narcotráfico.

¿Usted cree que la totalidad de las Farc van a dejar las armas?

Aún es muy prematuro. Amanecerá y veremos. De todas maneras es una línea roja que no deben cruzar.

¿Ve posible que en el posconflicto se reduzcan las Fuerzas Militares?

En el posconflicto, en el corto y mediano plazo, hay que desarrollar al país, contrarrestar la amenaza interna o externa que quede o que surja, para el logro de una paz duradera y después en el largo plazo seguir velando por la defensa nacional. La situación y los retos en seguridad que presenten estos tiempos indicarán su tamaño y necesidades.

¿Aceptarían en sus filas a guerrilleros desmovilizados?

Hay una posición del Gobierno Nacional, que las Fuerzas Militares no serán objeto de negociación.

 Las Fuerzas Militares prestarían seguridad y protección a los jefes guerrilleros desmovilizados?

No es de la naturaleza misional de las Fuerzas Militares.

¿Cree que realmente haya compromiso de las Fuerzas Militares con el respeto a los derechos humanos?

La cultura del respeto a los derechos humanos es irreversible, la cual se refleja en los resultados que conoce el país. El centro de gravedad de las Fuerzas Militares lo constituye la legitimidad, que está fundamentada en el compromiso de velar por la vida y la dignidad humana de todos los compatriotas. Hoy nuestras Fuerzas Militares han alcanzado importantes avances en educación, mejoramiento de los sistemas de información de seguimiento y control de casos, además de haber logrado, con un direccionamiento estratégico, fortalecer esa legitimidad en una institución transparente, eficaz y respetuosa de los derechos humanos y el Derecho Internacional de los Conflictos Armados.

Los resultados operacionales de 2013

Según las Fuerzas Militares, en lo que va corrido de 2013, los resultados operacionales demuestran que, contrario a lo que se dice, no se ha bajado la intensidad de las acciones contra los grupos armados ilegales. Sus estadísticas muestran resultados en términos de capturas, decomisos y bajas.

Entre las operaciones conjuntas contra las Farc se cuentan las muertes en combate de dos miembros del estado mayor central de las Farc: alias Jacobo Arango, del bloque Noroccidental, y alias Caliche, del bloque Occidental. Asimismo, este año cayó alias el Negro Eliécer, importante hombre de columnas móviles en Santander.

De igual modo, se registran las capturas de alias Diomer o Coyote y de alias Fabián, ambos del bloque Jorge Briceño de las Farc. De las compañías móviles se destacan las acciones contra alias El Chivo, comandante de la compañía Manuelita Sáenz; alias Charapo, del bloque Sur, y El Burro, de la compañía Juan José Rondón.

Presencia militar en todo el país

Aunque la presencia de las Fuerzas Militares en el territorio nacional abarca todos los departamentos del país, en la actualidad existen algunas zonas críticas, en las cuales se mantiene la presión sobre los distintos grupos armados ilegales. En especial en el sur del país, en áreas de orden público.

No obstante, por efecto de las protestas y los paros de los últimos días, el control de la Fuerza Pública es más evidente en la región del Catatumbo, en Norte de Santander; en las zonas de producción minera, como Chocó, el bajo Cauca antioqueño y en algunas regiones cafeteras.

Igualmente, en la región del Pacífico, más exactamente en el puerto de Buenaventura y la zona circunvecina, ha sido necesario incrementar el accionar de la Fuerza Pública para prevenir hechos de violencia. En Antioquia, Caldas y Risaralda también ha sido necesario reforzar la seguridad.

 

Según el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, no habrá una sola zona del territorio nacional que quede desprotegida, y mientras la orden no sea otra, se mantendrán las operaciones militares contra las Farc y el Eln en todo el territorio nacional.