Publicidad
Nacional 11 Dic 2012 - 10:00 pm

Presencias, emergencias y ausencias

Instantes afrocolombianos, 2012

A propósito de los premios al Afrocolombiano del Año, que serán entregados este miércoles por El Espectador y la Fundación Color de Colombia, Mary Lucía Hurtado hace un balance sobre las conquistas de dicha población en el año que concluye.

Por: Redacción país
  • 134Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/instantes-afrocolombianos-2012-articulo-391956
    http://tinyurl.com/mmha7j7
  • 0
Foto: Gustavo Torrijos
Cicerón Flórez y Mábel Lara, dos de los afrodescendientes destacados en la prensa colombiana.

Un multitudinario sepelio, sentidos homenajes al maestro entonando, a sus canciones y a su Grupo Niche. Así partía Jairo Varela, un afrodescendiente, cuya obra trasciende el pegajoso Cali pachanguero y se remonta hacia un canto por la reivindicación de su pueblo. Su vida y su obra fueron un signo de esa lucha libertaria que, más allá de la libertad formalmente lograda en 1851, hemos librado los afrocolombianos para lograr un espacio en la nación, atravesando —como Varela— no pocas “pruebas de fuego”.

Por los mismos días, miles de colombianos seguían en televisión la competencia de Caterine Ibargüen, vieron su firme y decidida actuación en el salto triple que le dio la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Y así, uno a uno seguimos a Jackeline Rentería, Yuri Alvear y Óscar Figueroa conseguir cuatro de las ocho preseas que lograron los deportistas colombianos en las olimpiadas. ¡Fiesta nacional! Pero los recibimientos a los deportistas olímpicos afrocolombianos en sus humildes barrios, las entrevistas a sus mamás y familiares nos recordaron que su gran logro consiste en ser deportistas de alto rendimiento a pesar de la pobreza. Por ello, siento sus gritos, lágrimas y risas al conquistar una presea como signo de sus conquistas individuales, familiares y quizá un poco menos colectivas para lograr una vida digna.

“Duro, ¿no?”, expresó mi hija adolescente cuando terminamos de ver Chocó, la película que estuvo en cartelera con lleno total. Sentimientos encontrados frente a esta narrativa: sin duda contribuye a visibilizar, frente al país, los problemas ambientales y sociales del Pacífico colombiano, ausentes del debate nacional; condiciones injustificables en un Estado social de derecho. A la vez, nos muestra la historia de vida de una mujer como madre y pareja, lo que podría reforzar representaciones sociales negativas, sobre el chocoano o afrocolombiano y las relaciones de género en nuestra cultura.

Con motivo de sus 30 años, la revista Semana seleccionó entre los 10 líderes colombianos a Raúl Cuero y Chocquibtown, agrupación musical que ganó el primer puesto. “Somos Pacífico, estamos unidos, nos une la región, la pinta… ¿De dónde vengo yo? La cosa no es fácil, pero igual sobrevivimos…”. Los siento como himnos de resistencia frente a la adversidad, entonados por jóvenes afrodescendientes. Este reconocimiento a Chocquibtown habla de un potencial enorme en las nuevas generaciones, con las que también trabaja el científico afrodescendiente de Buenaventura Raúl Cuero.

Sorprendidos, conocimos repudiables expresiones, imágenes y actos racistas y discriminatorios contra los afrocolombianos a través de los medios: de un diputado de Antioquia, de un concejal de Bogotá, de un directivo de la Policía en Cali, de los hinchas del Deportivo Pasto y de una revista que graficó una relación de servidumbre de mujeres negras en Cali. Pero también fuimos testigos del repudio nacional y la sanción social de que fueron objeto sus autores, lo que muestra avances en una consciencia nacional que rechaza estas prácticas sociales, enquistadas en las estructuras y las relaciones sociales de nuestra nación.

Con cierta fuerza, también se divulgó en los medios una respuesta del presidente de la República ante la pregunta de un oyente de un programa radial por la ausencia de afrodescendientes en su gabinete. El presidente se refirió a la condición del mérito y no la pertenencia étnica como criterio para acceder a un ministerio. En algunos círculos afrocolombianos, el debate se centró en la existencia o no de profesionales afrodescendientes con dichos méritos. Pero el debate debería ir más allá: ¿Es posible competir en igualdad de condiciones en una sociedad con exclusión social, pobreza y marginalidad fundada en criterios raciales o regionales? Dicho de otra manera: ¿es posible que un niño afrodescendiente que nazca hoy en un hogar y una comunidad pobre del Chocó acceda a una vida digna y al desarrollo pleno de sus capacidades para competir en igualdad de condiciones a un alto cargo del gobierno? Es aquí donde surge la posibilidad de las acciones afirmativas como mecanismos que garantizan el derecho a la igualdad entre desiguales, plasmado en la Constitución de 1991.

Y hablando del Chocó, ¡dos paros armados este año! ¿Qué significa un paro armado en una región con dificultades de acceso a bienes y servicios que garanticen su bienestar básico? Inimaginable. Así, otros territorios de nuestra nación, con significativa presencia afrodescendiente, están en medio del conflicto armado, como las comunidades de la Costa Pacífica del Cauca, Nariño y Valle. Y ahora, la comunidad raizal de San Andrés, sus pescadores, como directos afectados por el fallo de la CIJ.

No podríamos dejar de mencionar el significado de algunos hechos de la visita del presidente Barack Obama a nuestro país, en abril. Entregó títulos colectivos a comunidades del Palenque de San Basilio y fue al Claustro donde se rememora la labor de San Pedro Claver, “patrono de los esclavos”. En su discurso, Obama se refirió a la presencia africana en América. El último acto de la visita fue un verdadero gesto de hermandad: “violar” la franja blanca que lo separaba de los asistentes, mayoritariamente afrodescendientes de Cartagena, principal bastión por donde ingresaron africanos esclavizados. El tema de los afrodescendientes en Colombia fue marginal en la visita de Obama, a pesar de su manifiesta consciencia y sentido de pertenencia étnico-racial, bien por nuestra invisibilidad social y política o por ser una colectividad aún muy débil para incidir en agendas públicas.

Hubo otro reconocimiento, de carácter universal: las tradicionales fiestas de San Francisco de Asís, de Quibdó (o de “San Pacho”), fueron declaradas por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Como lo señala la revista Semana, ésta es “la fiesta más étnica de Colombia (…) cargada de crítica social y política”.

Estos instantes de la vida de los afrodescendientes en 2012 podrían significar lo que somos en esta sociedad: fragmentos sueltos, presencias y emergencias, con momentáneos reconocimientos en la música y en el deporte. Evidencian grandes ausencias: la falta de un proyecto colectivo que oriente los dispersos esfuerzos de los afrocolombianos, la invisibilidad de su problemática socioeconómica como prioridad en la agenda pública.

Aún pesan mucho, más que propuestas estructuradas frente a esas realidades sociales, las luchas individuales, familiares y comunitarias que posibilitan la vida, a pesar de la ausencia de un Estado y una sociedad incluyentes, desde donde construyamos una democracia (basada en el reconocimiento de todos) y un modelo de desarrollo que permita redistribuir la riqueza con participación de los excluidos (como los afrodescendientes) y garantice el derecho a vivir en condiciones de igualdad y dignidad.

Premio al Afrocolombiano del Año

El Espectador y la Fundación Color Colombia entregan este miércoles en la noche, en una gala especial en el auditorio Compensar, de Bogotá, el premio a los Afrocolombianos del Año de 2010 y 2011, y harán la apertura de la convocatoria para los nominados a este galardón en 2012, postulación que estará abierta hasta el 18 de diciembre.

El premio, que cuenta con el apoyo del Programa para Afrodescendientes e Indígenas de Usaid, operado por Acdi-Voca,  será transmitido por Canal Capital a partir de las 8:00 p.m.

La antesala a la tercera edición de este galardón ocurrió el pasado 20  de septiembre (foto) con un encuentro entre representantes de esa comunidad y líderes políticos y sociales del país.

  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Rusia, Cuba y Venezuela conmemorarán el cumpleaños de Hugo Chávez
  • Hasta los zapatos les robaron a caminantes en los Cerros Orientales de Bogotá

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio