Publicidad
Nacional 21 Sep 2013 - 9:00 pm

Debate sobre tierras, paz y producción agrícola

'Intuiciones erradas'

El profesor Albert Berry da elementos para creer que la apuesta del Gobierno por una economía agrícola en escala, de grandes extensiones, como la que proponen para la altillanura, es prematura y equivocada.

Por: Natalia Herrera Durán
  • 1287Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/intuiciones-erradas-articulo-447848
    http://tinyurl.com/jwfwqry
  • 0
Albert Berry, candidato al Premio Nobel de Economía por su teoría agraria, dio un seminario esta semana en Bogotá. /Andrés Torres.

Una intuición errada sobre el campo colombiano. Eso cree Albert Berry que tiene el Gobierno cuando habla de implementar a lo largo y ancho del país esquemas empresariales de grandes extensiones para un solo cultivo como la palma. Berry conoce el país desde los setenta cuando llegó a estudiar las plantaciones de café. Desde entonces entiende y opina sobre las transformaciones que ha tenido el agro colombiano.

“Doctor en Economía de la Universidad de Princeton, profesor de las universidades de Yale, Western y Toronto.  También ha trabajado para la Fundación Ford, en el Departamento nacional de Planeación de Colombia, el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina (Cepal). Además, de haber sido  candidato al Premio Nobel de Economía por su teoría de crecimiento económico basado en un campo sostenible, diverso y cuyo soporte sean las pequeñas unidades familiares  que generan mayor empleo”. Así suelen ser las introducciones que se hacen  de este canadiense menudo que habla despacio pero con mucha fluidez el español. Esta semana fue invitado al seminario Conflicto, desigualdad y desarrollo: transformaciones agrarias y paz, que  organizó la Universidad del Rosario y se realizó en el Centro Cultural Gabriel García Márquez, en Bogotá.

Antes de entrar a su conferencia, en un aula de clase donde dijo sentirse como en casa, habló con El Espectador sobre lo que está viviendo el país y él   llamó “una coyuntura especial”. Se refiere a los ecos del paro agrario, sus pactos y salidas, el proceso de paz con las guerrillas, el debate sobre la acumulación de baldíos a manos de empresarios en la altillanura, y otras reformas  y modelos que estaría contemplando el Gobierno para este sector. Su enfoque es económico. Hace esta aclaración como quien no quiere caer en epítetos políticos al referirse a un problema que como el de la tierra siempre ha estado tan estrecho a la guerra y la desigualdad.    

¿Cree que Colombia está a tiempo de una reforma agraria?

No. Hoy en  Colombia no se puede resolver la desigualdad total haciendo una reforma agraria. Ya pasó el momento histórico de que eso hubiera sido posible. Esas dos puertas medio abiertas que hubo en los treinta  con Alfonso López Pumarejo y en los setenta con Carlos Lleras Restrepo  es un tema del pasado. Ahora se tendría que hacer una reforma agraria de algún tipo más otras cosas, porque la población ahora es más que todo urbana. Aún así sí creo que la guerra aquí   tiene sus orígenes en los conflictos sobre la tierra. Sin duda si se hubiera mejorado la distribución de la propiedad de la tierra o esclarecido los derechos a ella  la historia de Colombia hoy sería otra. 

¿Este cambio responde al  desplazamiento económico y social producto del conflicto armado interno?

Sí. Eso es lo complicado. En Colombia  la desigualdad de la tierra está estrechamente ligada con la injusticia. Tiene efectos políticos y sociales que van más allá de la distribución de  los ingresos. Por eso la restitución de la tierra es una responsabilidad moral que tiene Colombia. Pero deben pasar más cambios que resuelvan problemas estructurales, como  restaurar la pequeña agricultura. Para mí lo que ha pasado durante estos años de conflicto es una migración agrícola prematura. La llegada a las ciudades de estas personas no fue preparada ni voluntaria.  En términos económicos no fue eficiente y en términos sicológicos menos.

¿Qué se necesita principalmente para que se den esos cambios?

 Para que la agricultura pequeña llegue a su potencial necesita apoyo estatal, no  necesariamente subsidios  pero sí infraestructura. Sobre todo  inversiones en  cambios tecnológicos. Esa es la verdadera revolución verde, el secreto de los países asiáticos, como Taiwan, Indonesia y Tailandia. Todos los expertos están de acuerdo en que el desarrollo agropecuario está en la agricultura familiar, que cuente con un buen grado de apoyo estatal.

¿Cómo analiza   el apoyo estatal que ha tenido  esa agricultura en Colombia?

En Colombia el Estado casi salió del camino en cuanto a su apoyo al pequeño campesino y especialmente en la investigación agrícola, que es la base de ese  cambio tecnológico. Desde los años setenta ha habido  un decline en este apoyo, medido en términos de recursos para el sector agrícola y en beneficios para el sector familiar. De la mano del  conflicto éste ha sido el  daño más obvio para la pequeña agricultura que ha deteriorado prematuramente el campo.

En los últimos dos meses se ha venido dando un debate fuerte en Colombia sobre la acumulación de baldíos y la reforma de la ley 160 de 1994, que protege y restringe la Unidad Agrícola Familiar (UAF) ¿Qué peligros traería la reforma de esta figura?

 Uno de los peligros de que se modifique la UAF  en Colombia es que las fuerzas políticas dominantes siempre han estado  presionando para controlar más tierra, ya sea cambiando la ley, o utilizando todo tipos de caminos. Yo tengo un gran problema con eso, porque considero que la agricultura grande, en términos de lo que llamo eficiencia económica amplia, que no solo tiene en cuenta la productividad de la tierra, sino también los ingresos de los trabajadores y el número de empleos, no es tan  efectiva. Lo que pasa   en Colombia hace años es que la productividad de la tierra es mayor mientras más pequeña es la unidad. En las últimas décadas eso ha disminuido, porque los grandes  agrícolas  han montado su productividad y los pequeños también pero menos por falta de apoyo del Gobierno.

¿Está diciendo que no hay muchos argumentos económicos  a favor de las grandes extensiones agrícolas?

Sí, entendido esto de manera integral. Claro, si uno es dueño de mil hectáreas y emplea a dos personas puede tener una vida muy buena. Es buena entonces para los pocos dueños pero en cuanto a su impacto general termina siendo dañino. Para mí es sumamente peligroso abrir la puerta para que este esquema   aumente su capacidad.

¿Por qué cree que ese modelo se quiere implementar con más fuerza  en Colombia?

La razón más obvia es porque hay intereses personales muy fuertes, y también  una falta de conocimiento sobre la economía agrícola. Hay economistas, inclusive, que honestamente piensan que la grande es más eficiente, pero porque en general son  economistas de mercado que nunca han estudiado los datos del agro. Hay una intuición errada sobre que las economías de escalas son muy importantes, de que la modernidad de la tecnología es muy positiva, pero esto siempre  depende. La tecnología moderna es muy buena cuando  nadie quiere trabajar. Pero la maquinización del agro en Colombia, teniendo  excelente mano de obra, es prematura.

Esa intuición parece ser la que tiene el Gobierno al sostener que el modelo de Indupalma es el que debería aplicarse en todo el país...

 Sin duda hay muchos empresarios colombianos muy eficientes y manejan la industria de forma rentable, pero no es eficiente en el sentido socioeconómico porque genera muy poco empleo. La palma es famosa en eso. Solo hay que ver las hectáreas y el número de trabajadores. Cuando estudié ese proceso encontramos que generaba menos de la décima parte de empleo por unidad de tierra, en comparación con el producto campesino, como la papa. Ese es el problema de la ganadería extensiva también. Si ese terreno hubiera estado en manos de pequeños agricultores el empleo hubiera sido diez veces más, sin importar que el cultivo fuera palma, porque  los cultivos combinados son característicos de la agricultura familiar y por eso cuando uno suma la producción de la palma, con otros productos que también se cultivan, como  legumbres,  el balance es más positivo. Los monocultivos no desarrollan todo el potencial de la tierra.

Y entiendo que secan  la tierra...

Sí, la grande no tiene un horizonte a largo plazo. Los agricultores se preocupan por la fertilidad de la tierra, porque sus hijos, sus nietos van a trabajarla algún día,  como pasa en los países europeos. Mientras que la persona que compra, explota y se va no es una persona fiable para sostener la calidad  de esa tierra. Claro que hay excepciones, pero en promedio esa es la diferencia. A veces, si los pequeños están muy pobres no tienen la capacidad de mantener estas mejoras. Y por eso el Estado no puede dejarlos solos.

¿Cómo ve usted las alianzas productivas entre empresarios y campesinos en el agro?

En los países más exitosos en temas agrarios estas alianzas se han hecho es entre el Estado y el campesinado, como en los países nórdicos, o en mi país (Cánada). En los años setenta, en Colombia algunas entidades tuvieron una voluntad muy positiva sobre esto. Pero hoy el panorama es otro. Acá la agricultura de escala está reemplazando al Estado, al convertirse en  fuente de  tecnología, de crédito, de todo. Aun así,  yo buscaría un modelo distinto, uno en que especialistas, pagados por los pequeños a través de  asociaciones o por el Gobierno, jueguen ese papel de técnicos durante el tiempo en que se implementen nuevas  tecnologías para mejorar la producción agrícola.  No quiero con esto condenar el experimento en Colombia, quizás sean solo algunas preguntas.

Hablando de  preguntas, otra  que se viene haciendo en el Gobierno  es si un modelo como el cerrado brasilero podría servir en la altillanura colombiana, ¿qué opina?

Ese modelo lo estudiaron muy bien unos brasileros y un norteamericano  y publicaron sus conclusiones hace poco. En ellas  contradicen sus bondades. Señalan que en Brasil los grupos más eficientes económicamente  son los más pequeños, luego de restar los subsidios dados por el Estado al cerrado brasilero. Después de hacer este cálculo no era un modelo sobresaliente. En términos de eficiencia está entre mediocre y buena, pero en términos socioeconómicos es un desastre, porque está muy mecanizado y generó otros conflictos sociales. Ese es un modelo para el medio oriente de Estados Unidos pero no para Colombia, y que tanta gente lo vea como modelo es un claro ejemplo de lo que yo llamo la intuición equivocada que no reconoce que cualquier economía es un sistema integral.

Una de  las quejas que han hecho los campesinos que se fueron a paro agrario es ese abandono a la pequeña agricultura del que usted se refiere...

 Sí, esta es una coyuntura especial en el país.  Me alegro que hayan  podido llegar acuerdos en algunos detalles como el control de precios a fertilizantes e insumos. Pero haría la distinción entre estas medidas que son muy parciales  porque  podrían disfrazar el gran desafío: que es la falta de apoyo estructural a este sector en las últimas décadas. Por eso el indicativo de la seriedad de estos acuerdos se verá  cuando se desarrolle tecnología para el campo y se difunda para los pequeños agricultores del país. En todo caso, un mal síntoma  sí fue que en la mesa del pacto agrario nacional hubieran muy pocos de estos productores.

 ¿Qué piensa sobre la Ley de Víctimas y restitución de Tierras?

 Preocupa su lentitud  frente al desafío tan  grande que representa y ante el proceso continúo de violencia y desplazamiento que viven sus reclamantes. El balance está por hacerse.  Por ahora, creo que hay que esperar y tratar de entender  las dificultades que tiene para su ejecución.

 

nherrera@elespectador.com

 

@Natal1aH

  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Así retaron a Iván Cepeda a un duelo
  • Invitado lanza al suelo su celular en medio de entrevista al aire
  • Desde hoy, Medellín se llena de flores

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • "En mi nombre no, por favor"
12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

OSCAR FERNANDO AMADO GARRIDO

Mie, 09/25/2013 - 13:20
Añadiendo a lo que el profesor Berry dice, estas políticas erradas parten no de la realidad del país sino de un sueño, o mejor dicho, de una pesadilla de Santos, que cree que aquí no hay terratenientes y que los campesinos son felices viviendo en la miseria y comiendo m.... Lo que salió en el famoso "pacto nacional agrario" no es sino una cortina de humo o un distractor para levantar el paro, pero no para conjurar el problema, y lo peor, deja abierta la puerta para otra movilización peor.
Opinión por:

Juan Angel Carpentier Ospino

Dom, 09/22/2013 - 12:19
Ahy Santo te veo mal, presentas una idea y despues te hechas para atrás, una vez te das cuenta que pisaste algunos intereses que te ayudaron a elegirte presidente corres a inventar leyes inocuas para que todo siga igual. Tienes la oportunidad de pasar a la historia como un gran reformador, no lo cambies por un pusilánime que no fue capaz de defender sus ideas y trató de dar gusto a todos.
Opinión por:

dianahurtado

Dom, 09/22/2013 - 11:28
Por favor habiliten la opción de que las notas del periódico se puedan enviar por correo, deshabilitaron la opción y cuando queremos compartir entrevistas como esta con otras personas no lo podemos hacer si no es por redes sociales,
Opinión por:

dianahurtado

Dom, 09/22/2013 - 11:24
Alguien escuchará al profesor Berry en este país? es cierto lo que dice la productividad es mayor en unidades pequeñas. Pero el modelo agrario de este gobierno es el mismo de siempre grandes empresarios que utilizan a los campesinos como peones, ese es el modelo carimagua y de la altillanura. Que tal el modelo a seguir por santos es FEDEPALMA, una federación desgraciada que ha metido a los campesinos que antes sembraban comida y tenían para vivir a sembrar palma, cultivo asociado con el paramilitarismo de este país, le pintan al campesino el cielo, embarcándolo en créditos que no pueden pagar, la cosecha solo se la pueden vender a ellos y claro! el precio que les dan es el que a fedepalma le da la gana, esa federación no pierde el campesino si!
Opinión por:

preocupadoporcolombia

Dom, 09/22/2013 - 09:07
Como dice la emisora de la Policia "pero que cachetada!!!" (si, asi dicen en la emisora de la policia, por eso es que ellos se la pasan cacheteando a tdos los ciudadanos)...el problema de Colombia no es de que no sepan que hacer...ellos saben...el problema es de rodilleras y de honestidad
Opinión por:

Jose Knecht

Dom, 09/22/2013 - 08:26
Curiosamente, las observaciones de un académico reputado no caben dentro de lo que nuestros "tecnócratas" tienen en cuenta, a la hora de evaluar sus argumentos. Se evidencia así que la pose tecnocrática no es mas que un barniz delgadísimo, que intenta ocultar una enorme pobreza intelectual.
Opinión por:

suesse

Dom, 09/22/2013 - 08:10
Visión integral. Eso es,justamente, lo que le hace falta al montón de genios que habitan y explotan los cargos de decisión en diferentes áreas de este país. Sumémosle el hecho de que muchos de ellos son puestos por o con ayuda de empresarios, gremios, politiqueros corruptos, y le apuestan siempre a las falencias de vigilancia y control del Estado en todo, y ahi tenemos los resultados: divergencias totales entre lo que se quiere vender al público, y lo que de verdad, se logra, sobre todo, por la omisión en hacerle seguimiento a lo que se "decide". Ahi tenemos en el agro, p.eje, los efectos de la apertura: el pais se llenó de mercachifles que le sacan rentabiilidades absurdas a la venta de todo, y los que reventaron (consumidor, campesino), ahi, a su suerte...lindo país!
Opinión por:

CAPRILET

Dom, 09/22/2013 - 07:41
Totalmente de acuerdo con las apreciaciones del profesor Albert Berry, acertadas, concienzudas y ojala pudieran ser escuchadas por el Gobierno
Opinión por:

glogozu

Dom, 09/22/2013 - 07:16
Totalmente de acuerdo es el rápido resumen que se puede hacer sobre este reportaje. Yo veo en las respuestas que aqui se dan, la solución a muchos de los problemas del campo colombiano. Hay que apoyar y desarrollar la agricultura pequeña, sin satanizar, la agricultura grande, diría yo. Lo contrario sería abrir el camino para que los políticos se vuelvan terratenientes y esa si sería la debacle. Ese es el propósito oculto de los malandrínes que están cambiando nuestra institucionalidad en La Habana.
Opinión por:

camikaze

Dom, 09/22/2013 - 16:01
Es que los políticos ya SON grandes terratenientes.
Opinión por:

andaje

Dom, 09/22/2013 - 07:11
Por que creen que montaron a ese palmro en el ministerio de agricultura para darle seguridad juridica a los ladrones de buena fe, hubier sido un campesino estaria en la carcel.
Opinión por:

Bickham

Dom, 09/22/2013 - 02:37
Obvio que no es una politica acertada... ...Regalar monedas no es una solución a un problema de fondo. Gracias Santos por otra de tus gracias.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio