“Manuales de convivencia no pueden imponer patrones estéticos”: Corte Constitucional

El alto tribunal determinó que las instituciones educativas no pueden restringir el libre desarrollo ni el ejercicio de la libertad de los estudiantes.

La Corte Constitucional falló a favor de una menor, representada por su madre, quien interpuso una acción de tutela contra la Institución Educativa Antonio Martínez Delgado. Según el alto tribunal, al llamar la atención de la estudiante Erika Lizeth Arteaga Lemus por cambiar el color de su cabello, las directivas y profesores del colegio vulneraron el “derecho fundamental de la adolescente al libre desarrollo de la personalidad”.

La corte explicó que “la Institución Educativa Antonio Martínez Delgado amenazó el derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad de Erika Lizeth Arteaga Lemus, por no permitirle adoptar un estilo de pelo propio, aplicando una norma disciplinaria que impone un patrón estético restrictivo y excluyente”.

Los hechos se presentaron el 2 de octubre de 2015. Cuando Arteaga iba a entrar al colegio: “(…) la docente de disciplina ubicada en la puerta principal, estaba revisando el porte del uniforme y al observar el pelo de mi hija (tenía las puntas tinturadas al estilo “californiano”) le ordenó anotarse en el libro de informes”, relató la madre de la menor, Martha Patricia Lemus Rosero.

Según Lemus, el problema era que desde que su hija se había tinturado el colegio, los profesores empezaron a llamarle la atención porque su rendimiento en las clases habría empeorado. Lemus intentó también dialogar con el rector, pero en una ocasión este le respondió que “si no estaba conforme con la institución, las puertas estaban abiertas”.

Todo esto llevó a que Lemus radicara un derecho de petición en la secretaría del colegio pidiendo al rector del colegio que “le informara el marco constitucional y legal que justifica el trato" que recibía su hija. También pedía que “los miembros de la institución desistan de toda conducta negativa, metódica y sistemática que deliberadamente afecte el bienestar emocional y el rendimiento académico”.

La respuesta que dio el rector, el 19 de octubre, fue que los llamados de atención a la adolescente estaban amparados en el “pacto de convivencia” concertado de acuerdo con “lo establecido en la Constitución Nacional, Ley General de Educación, Decreto 1860 reglamentario de la Ley General de Educación”.

Después de esto, Erika Lizeth Arteaga Lemus y su madre, Martha Patricia Lemus Rosero interpusieron una acción de tutela ante el Juzgado Promiscuo Municipal de Hato Corozal el 4 de noviembre de 2015. El 13 de ese mes, ellas junto con el rector y los profesores de la Institución Educativa Antonio Martínez Delgado rindieron declaratorias ante este tribunal.

Pero el juzgado desestimó la tutela asegurando que no había una vulneración al derecho del libre desarrollo de la personalidad de Arteaga. Por esta decisión en primera instancia, Lemus y su hija llevaron el caso ante la Corte Constitucional, que revisó la sentencia y resolvió a favor de la adolescente.

El alto tribunal se remitió a la sentencia T-179 de 1999 en la que se asegura que “no hay razón para que dentro del manual de convivencia existan normas que determinen, so pena de una sanción, la manera como los estudiantes deben llevar el pelo”.

Por esto, la Corte aseguró que sí había una vulneración al derecho de lo menor al “realizar una anotación en el libro de observaciones o informes, relativas a que la menor desconoció las prohibiciones; exigirle a la alumna que cambie la manera como lleva el pelo so pena de verse sometida a sanciones; e insinuarle que cambie de institución educativa si no está de acuerdo”.

Después de estas consideraciones, la Corte Constitucional, además de revocar la decisión del Juzgado Promiscuo del Hato Corozal, ordenó que “cesen los reproches” a la estudiante. También ordenó a la institución que cambie su manual de convivencia, “pues no debe contener expresiones que restrinjan el ejercicio de la libertad, la identidad de género y la intimidad de los estudiantes”.