Publicidad
Nacional 9 Jul 2013 - 10:32 am

Alias ‘Tío Guillo’ estaría detrás de una red criminal que trabaja desde prisión

¿Quién es el cerebro detrás de las extorsiones en Barranquilla?

Brayan Eduardo Borré Barreto, un recluso de la cárcel Palo Gordo en Santander, es un exejefe de ‘Los Rastrojos’.

Por: Redacción Judicial
  • 52Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/quien-el-cerebro-detras-de-extorsiones-barranquilla-articulo-432441
    http://tinyurl.com/krsbzeq
  • 0
‘Tío Guillo’

Brayan Eduardo Borré Barreto, alias ‘Tío Guillo’, uno de los líderes jefes de la banda criminal de ‘Los Rastrojos’ en la región Caribe, quien se encuentra preso en la cárcel Palo Gordo de Bucaramanga (Santander), sería el responsable de la ola de extorsiones que se han denunciado en ciudades como Barranquilla, Cartagena y Sincelejo (Sucre), según indicaron las autoridades. ‘Tío Guillo’ habría conformado una gran red criminal desde el interior de los centros de reclusión que se encargan de intimidar a comerciantes a quienes les exigen una 'vacuna' para no atentar contra ellos.

La organización criminal dirigida por Borré Barreto, según señalaron fuentes el Gaula de la Policía en el Atlántico, cuenta con entre 40 y 50 personas que serían los encargados de recibir los pagos producto de la extorsión. Estas personas, ya identificadas por las autoridades, reciben órdenes desde prisión y le rinden cuentas a ‘Tío Guillo’. Para contrarrestar este crimen, el Instituto Nacional penitenciario (Inpec) y el Gaula, han realizado 33 traslados de presos a distintas cárceles del país que cuenta con un moderno sistema de interceptación y bloqueo de llamadas telefónicas. Desmantelar redes como la de 'Tío Guillo' es una de las prioridades.

El poder de ‘Tío Guillo’ dentro de 'Los Rastrojos' creció después de una división interna en esa organización criminal. Junto a su hermano, Juan Manuel Borré Barreto, alias ‘Javier’, un excomandante paramilitar del Bloque Héroes de los Montes de María, crearon una disidencia llamada ‘Los Costeños’. Los hermanos Borré Barreto se apropiaron de todas las rutas del narcotráfico de ‘Los Rastrojos’ al norte del país, y asimismo, crearon un monopolio extorsión a comerciantes, principalmente a transportadores y empresas de apuestas. Sus centros de operación estaban en los departamentos de Sucre, Magdalena, Atlántico y Bolívar.

Uno de los acontecimientos que más generó conmoción en el Caribe fue cuando ‘Tío Guillo’, en una operación a sangre y fuego, liberó a su hermano de prisión. Ese 27 de abril de 2011 varios hombres arremetieron contra la guardia del Inpec que transportaba a ‘Javier’ a una diligencia judicial. Sin embargo, las autoridades recapturaron al hombre dos meses después, y lograron dar con el paradero de ‘Tío Guillo’ el 26 de julio de ese mismo año. El hombre estaba escondido en Turbaco (Bolívar).

Desde ese entonces, la Fiscalía inició nueve procesos diferentes contra ‘Tío Guillo’, entre los que se destacan homicidio, extorsión, terrorismo, tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir En este momento tiene medida de aseguramiento y las autoridades están evaluando un eventual traslado a la cárcel de Villavicencio, ya que este centro de reclusión cuenta con todas las medidas de máxima seguridad para evitar que siga delinquiendo desde prisión.

El pasado lunes, en horas de la madrugada, 80 funcionarios del Inpec, bajo el mando del general Gustavo Ricaurte, adelantaron una operación relámpago para requisar a los reclusos de las cárceles La Modelo y El Bosque en Barranquilla. El objetivo es reducir los niveles de extorsión a través de la incautación de celulares y sim card. Asimismo, Ricaurte aseguró que a los familiares que intenten ingresas teléfonos móviles a los centros de reclusión se les penalizará con un mes sin visitas.

Según las estadísticas del Gaula del Atlántico, en lo que va corrido del año las denuncias pro casos de extorsión se han duplicado, lo que ha significado que de los 82 reportes de la ciudadanía se hecho efectivas 66 capturas. Contrario sucedía en 2012 porque según las autoridades, la ciudadanía tenía miedo a futuras represalias, por lo que sólo se recibieron 140 denuncias formales en el año, teniendo una efectividad de 70 capturas.

  • 30
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio