¿Segunda oleada de bloqueos?

Los agricultores podrían volver a taponar vías en varios departamentos.

En el dato de inflación, que se conoce hoy en la noche, se vería reflejado el impacto de los bloqueos campesinos que hoy completan 18 días. / Gustavo Torrijos
En el dato de inflación, que se conoce hoy en la noche, se vería reflejado el impacto de los bloqueos campesinos que hoy completan 18 días. / Gustavo Torrijos

Pese a que los representantes de los agricultores de Boyacá y Cundinamarca completaron ayer más de 150 horas de diálogos en Tunja con los representantes del Gobierno para buscar una salida a la crisis que atraviesan los productores de las diferentes regiones, los voceros campesinos amenazan con volcarse de nuevo a las carreteras si el Ejecutivo no cumple de aquí al próximo viernes con la estructuración de los acuerdos anunciados recientemente por el presidente Juan Manuel Santos.

Ayer en Tunja el representante del movimiento Dignidad Papera, César Pachón, dijo que el Gobierno debe comenzar a hacer efectivo el cumplimiento de los acuerdos y advirtió que, de lo contrario, los productores tendrán que “tomar decisiones”. Entre los puntos anunciados recientemente por el Gobierno se encuentran hacer efectiva una reducción en los aranceles para la importación de 23 agroinsumos, el control al contrabando, la refinanciación de créditos y el empleo de salvaguardas para proteger a sectores del agro frente sensibles al libre comercio.

“Ya hay unos acuerdos establecidos; allá hay unos garantes. No sé por qué quieren volver a bloquear”, dijo el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Estupiñán Heredia, quien advirtió que las consecuencias de 18 días de bloqueos “se van a ver reflejadas en el dato de la inflación correspondiente a agosto (que se conocerá hoy en la noche). Esperamos que el impacto no sea fuerte, porque sólo corresponde a unos productos de la canasta familiar”.

Asimismo, el ministro consejero para el Diálogo Social, Luis Eduardo Garzón, señaló que no hay razones para volver a bloquear al país, ya que los puntos de acuerdo entre el Gobierno y los representantes de los productores son claros.

Estupiñán dijo además que, en lo que resta de esta semana, el viceministro del Interior para las Relaciones Políticas, Carlos Eduardo Gechem, y el viceministro de Agricultura, Andrés Felipe García, serán los encargados de dialogar con las comunidades campesinas e indígenas de Caquetá para tratar de llegar a acuerdos y levantar los bloqueos que tienen a la ciudad de Florencia padeciendo escasez de provisiones, medicamentos y combustibles.

 

La puja por el presupuesto

Una fuente consultada por El Espectador, que pidió no ser citada, informó que ayer, en una reunión del Directorio Nacional Conservador con los ministros de Hacienda y Agricultura, Mauricio Cárdenas y Francisco Estupiñán, se insistió en la imperiosa necesidad de darle más recursos de inversión al campo ante la anunciada reducción de un 37% en el presupuesto de 2014.

Tras esta discusión, según la fuente, el Ejecutivo se declaró dispuesto a aumentar los recursos para el campo el próximo año, en vista de las protestas campesinas y de las dificultades por las que está atravesando actualmente el sector. “Los congresistas estaban furiosos y dijeron que el Gobierno siente un gran desprecio por el agro. Hubo parlamentarios que insistieron en que el presupuesto para el campo en 2014 debe ser hasta de $3 billones”.

 

El arreglo camionero

Los representantes de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC) y de la Asociación de Transportadores de Colombia (ATC) se sentaron ayer de nuevo con la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa Glen, en otro intento por ponerle fin a la inmovilización de vehículos de carga que completa más de 18 días.

Pedro Aguilar, representante de la ACC, le pidió a la ministra de Transporte que los acuerdos que se logren con el gremio tienen que convertirse en decreto para su cumplimiento e insistió en una rebaja de $2.000 al galón de acpm y en un sistema más claro para la chatarrización de camiones.

Entre tanto, al cierre de esta edición la ATC reiteraba que los gremios camioneros daban cuenta de un buen ambiente para negociar una salida al paro con el Gobierno, y que más de dos semanas de inmovilización camionera han dejado como consecuencia que en los puertos de Cartagena, Barranquilla y Buenaventura se esté represando la carga por la falta de tractomulas.

Temas relacionados