Tragedia en el km 94

El drama de 27 familias que perdieron a sus seres queridos (16 mujeres, 10 hombres y un niño) y debieron esperar ayer durante horas a que Medicina Legal los identificara y entregara los cadáveres. Duelo.

Juan Nepomuceno atiende llamadas de Puerto Tejada desde el Hospital Cardiovascular de Soacha. / Andrés Torres
Juan Nepomuceno atiende llamadas de Puerto Tejada desde el Hospital Cardiovascular de Soacha. / Andrés Torres

El teléfono lo despertó a la 1:35 a.m. Dos horas antes, en el kilómetro 94 de la vía Bogotá-Girardot, un bus de turismo con 40 pasajeros cayó a un abismo cuando el conductor perdió el control del automotor, aparentemente por una falla en los frenos. Juan Nepomuceno sabía que su esposa era una de las pasajeras; juntos habían viajado desde Puerto Tejada (Valle del Cauca) para asistir a una capacitación empresarial que terminó el domingo. Los primeros reportes del Centro Regulador de Urgencias de Cundinamarca indicaban que por los menos 27 personas (16 mujeres, 10 hombres y un menor de edad) habían perdido la vida en el accidente.

Al cierre de esta edición, Juan no tenía certeza de si su mujer, Dionisia Agudelo, era una de las víctimas fatales del siniestro.

Quince heridos fueron trasladados en la madrugada del lunes a dos hospitales de Soacha y uno en Fusagasugá. Era mediodía y el silencio lo aturdía. Nadie le daba razón por su esposa. A su celular entraban llamadas desde Puerto Tejada y Buenaventura cada dos minutos: “No sé si Dionisia está viva o muerta, no me atrevo a decir nada…”, respondía y colgaba.

Algunos familiares de las otras 26 víctimas afrontaban la misma incertidumbre de Juan, mientras otras, ante la certeza de la suerte final de sus seres queridos, esperaban con resignación a que Medicina Legal les entregara los cuerpos para sepultarlos.

A la entrada de urgencias del Hospital Cardiovascular de Soacha fueron llegando las ambulancias; en ninguna Juan podía reconocer a Dionisia. “No he recibido ninguna llamada, pero me confirman que no está entre los 13 heridos…”.

Dos sujetos caminaban en círculo mientras Nepomuceno preguntaba en las salas de enfermería. Sus nombres: Frank y Hárold Góngora. “Nuestro tío iba en el bus, pero no está en la lista de heridos ni en la de fallecidos. Estamos esperando a que llegue alguna ambulancia para identificarlo”. Los hermanos Góngora son los únicos miembros de la familia que viven en Bogotá y que pueden dar razones de César Castro: “Pero no ha aparecido. No sólo llama la familia, los estudiantes suyos también. Él fue profesor de colegio toda la vida en Cali”.

En el bus viajaban pequeños empresarios provenientes de Cartago, Palmira, Pereira, Buenaventura y otras ciudades del Valle del Cauca. El director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, anunció que sólo hasta la noche del lunes se conocerían los resultados de las necropsias: “Vamos a recibir 24 cadáveres por parte de la Policía Judicial y seis equipos de necropsia trabajarán sin descanso hasta culminar los estudios. A partir de las ocho de la noche los familiares podrán consultar los resultados”.

Todos los pasajeros tenían en común el hecho de participar en la multinacional Gano Excel, empresa especializada en la comercialización de café. El fin de semana habían asistido a la tercera convención anual de la compañía. “La entrada era libre y por eso ingresaron personas de todo el país. La asistencia fue de alrededor de 3.000 personas. Todas las que viajaban en ese bus se destacaban por ser buenos empresarios. Estaban comenzando una gran carrera”, señala Andrés Guzmán, uno de los participantes del evento.

Según la versión de Guzmán, la empresa Transporte Internacional de Turismo fue la escogida por los asistentes al evento que provenían de otras ciudades del país. “Ellos decidieron separar una caravana de ocho buses para transportarse hasta Bogotá. El bus, de placas SUC 720, fue el que falló y la empresa deberá responder por eso”.

Por otro lado, la multinacional Gano Excel envió un comunicado de condolencia a las víctimas: “Haremos todo lo necesario para apoyar en este momento doloroso a nuestros distribuidores y sus familias. Queremos anunciar la creación de una fundación para dar soporte a las familias de los afectados por esta tragedia y en señal de duelo se ha interrumpido la comercialización de nuestros productos por un tiempo. Gano Excel solicita a las autoridades correspondientes que investiguen a la transportadora Empresa Internacional del Turismo S. A., contratada por los distribuidores, con el fin de que se establezcan las responsabilidades del caso.

En horas de la tarde los hermanos Góngora escuchaban cómo Juan atendía las llamadas. “Ah, lo deben estar llamando de López de Micay, porque fue alcalde de allá. En Buenaventura todos sabíamos quién era su esposa, porque era una buena mujer. La profesora de sociales con la que todos los niños querían tener clase. ¿Estará muerta?.

Prueba técnico-mecánica

 

El director seccional de Fiscalías de Cundinamarca, Álvaro Escobar, señaló que el paso a seguir en la investigación del accidente ocurrido en la madrugada del lunes en la vía Bogotá-Girardot es realizar la prueba tecnicomecánica al bus de la empresa Trans-Especiales, para determinar si era apto para el transporte de pasajeros.

Escobar confirmó que luego del accidente las autoridades practicaron el examen de alcoholemia al conductor del bus y, según los primeros resultados, al parecer sería negativo.