Un nuevo informe revela que han sido asesinados 114 líderes sociales en 2016

Uno de los datos más preocupantes es que 40 se han presentado en el Cauca. Le sigue Antioquia, con 15 casos.

Un nuevo listado que consolida la totalidad de los asesinatos a líderes sociales en 2016 señala que en lo corrido de este año les han quitado la vida a 114 personas que se dedicaban a la defensa de los derechos humanos en diferentes regiones del país. (Lea: Naciones Unidas da detalles sobre violencia contra líderes sociales en el país)

De la totalidad de los asesinatos registrados, hay un dato que preocupa de sobremanera: 40 han sido en el Cauca, un alto índice si se tiene en cuenta que la que le sigue es Antioquia, en donde se han presentado 15.

A esto dos departamentos le sigue Nariño, con ocho casos; Valle del Cauca y Córdoba, con cinco; y Chocó, Cundinamarca, Norte de Santander y Bolívar, con cuatro casos de homicidios de líderes sociales. En general, en 24 de 32 departamentos se han presentado este tipo de acciones, en su mayoría, cometidas por paramilitarismo. Sin embargo, también se acusa a miembros de la Fuerza Pública.

Anteriores informes había señalado que este número de casos ascendía a los 70, pero luego de que estas organizaciones cruzaran los datos que habían recolectado de manera independiente, se encontró un número mayor de asesinatos.

Sobre este inquietante asunto, la Oficina de Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos había mostrado su preocupación y dio detalles, luego de haber registrado 52 asesinatos hasta el 30 de noviembre pasado.

Según el organismo, las zonas rurales en las que se han cometido los homicidios de los líderes sociales han sido territorios en los que las Farc habían tenido presencia histórica, pero que luego de la firma y con la movilización de milicianos hacia las zonas de preagrupamiento ha quedado un vacío que se ha profundizado ante la ausencia del Estado.

Asimismo, se advirtió que la falta de oportunidades económicas y sociales para la supervivencia, se ha favorecido la existencia de las economías ilegales, los cultivos ilícitos y la minería ilegal.