Criminales les cobran $2.000 millones a empresas de chance en Atlántico