"Acuerdo sobre desaparecidos garantiza cumplimiento del derecho a verdad": Santos

El acuerdo comprende la puesta en marcha de medidas inmediatas de búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos de desaparecidos.

Luego de que el Gobierno y las Farc alcanzaran este sábado un acuerdo para la búsqueda de desaparecidos en el marco del conflicto armado, el presidente Juan Manuel Santos celebró la decisión y aseguró que le garantizará a las víctimas el cumplimiento de los derechos a verdad, justicia y reparación.

De acuerdo con diplomáticos de Cuba y Noruega, naciones garantes del proceso de paz, ambas partes "han llegado a dos tipos de acuerdo: en primer lugar poner en marcha unas primeras medidas inmediatas humanitarias de búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos" de desaparecidos, dijo a la prensa el diplomático cubano Rodolfo Benítez.

Ambas partes acordaron además crear una unidad especializada que se abocará a esta tarea con apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y del Instituto de Medicina Legal colombiano, agregó.

La nueva unidad deberá determinar el número exacto de desaparecidos en el conflicto colombiano, que según estimaciones ascendería a unos 51.000.

Esta unidad deberá "establecer el universo de las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado, fortalecer y agilizar los procesos para la identificación de restos en coordinación con el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses", indicó por su parte el diplomático noruego Dag Nylander.

Además, la unidad deberá "coordinar y adelantar procesos de búsqueda e identificación, localización y entrega digna de restos" de desaparecidos a sus familias, añadió.

El acuerdo fue anunciado por Benítez y Nylander la noche de este sábado en La Habana, sede de los diálogos de paz, en presencia de ambas delegaciones negociadoras, encabezadas por Humberto de la Calle (Gobierno) e Iván Márquez (Farc).

Este pacto sobre desaparecidos sigue al histórico compromiso anunciado el 23 de septiembre por Santos y el jefe supremo de las Farc, Timoleón Jiménez, "Timochenko", de firmar un acuerdo de paz antes del 23 de marzo.

Las Farc comenzarán a desarmarse 60 días después de la firma del acuerdo para convertirse en movimiento político, según el compromiso asumido por Santos y Timochenko en presencia del presidente cubano Raúl Castro.

"Entrega digna de restos"

Las dos partes se comprometieron este sábado a proporcionar toda la información que posean sobre desaparecidos, así como lugares donde haya víctimas enterradas en forma irregular, o sepultadas en cementerios sin haber establecido su identidad, explicaron los diplomáticos de Cuba y Noruega, al leer ante la prensa un comunicado conjunto de ambas delegaciones.

"En el día de hoy se llegó a acuerdos en torno a una serie de medidas inmediatas de construcción de confianza que contribuyan a la búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de personas dadas por desaparecidas", dijo Iván Márquez a la prensa.

"Dichas medidas se pondrán en marcha inmediatamente", destacó.

El Gobierno y las Farc buscan acabar con un conflicto interno en el que han participado guerrillas, paramilitares, agentes del Estado y grupos del narcotráfico, y que ha dejado oficialmente unos 220.000 muertos y unos seis millones de desplazados, entre otras víctimas.

Las pláticas de paz en La Habana comenzaron en noviembre de 2012 y desde julio rige en Colombia una tregua unilateral de las Farc y Santos ordenó suspender los bombardeos a posiciones rebeldes.

Las partes discuten actualmente el complejo punto sobre víctimas, pero en septiembre superaron el punto más difícil, el de justicia por los crímenes cometidos a lo largo del conflicto armado.

Previamente las partes lograron consenso sobre otros puntos de la agenda: la reforma rural (mayo 2013), la participación política (noviembre de 2013) y drogas ilícitas (mayo 2014). Crearon, además, una Comisión de la Verdad y pusieron en marcha un proceso de desminado.

Los puntos pendientes son el de desarme, para el cual ya trabaja una comisión conjunta de carácter técnico, y el mecanismo para refrendar el eventual acuerdo de paz.