"La antorcha de la reconciliación reposará en manos de las mujeres": Humberto de la Calle

E jefe de la delegación del Gobierno rompió el protocolo para dedicarles el discurso sobre el acuerdo de género a su esposa y sus dos hijas.

Al señalar que el enfoque de género es una necesidad que garantizará en buena medida la construcción de una paz estable y duradera, el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, celebró este nuevo avance en las negociaciones de paz con las Farc y explicó que este tema no solo se trata de participación y espacios para las mujeres, pues el acuerdo también pone el foco sobre la población LGBTI, lo que muestra un gran respeto por la diferencia. (Lea: Gobierno y Farc presentan acuerdo en temas de género)
 
De la Calle afirmó que “los ocho puntos en los que se llagaron a acuerdos son decisiones de gran impacto en la construcción de un nuevo país. Una Colombia en paz, una Colombia moderna debe estar cimentada en el reconocimiento de los derechos. Las mujeres han sido importantísimas gestoras de paz en medio de la guerra: han preparado sus núcleos sociales para la reconciliación, han sido esenciales para la conservación de la memoria de los hechos de terror, como también de las tradiciones y arraigo cultural de sus pueblos. Todo ello,  en clara muestra de dignidad”.
 
Sobre la población LGTBI manifestó que “ha alcanzado un nivel importante de reconocimiento de ciudadanía plena en los últimos años principalmente a la labor valiente y decidida de muchas organizaciones y activistas, han logrado conquistas decisivas que significan avances en el goce efectivo de derechos”.
 
De la Calle planteó que “el sexo es una condición dada, mientras que el enfoque de género toca concepciones de carácter cultural que han generado estructuras de comportamiento social, que son históricas, en el sentido de que son productos sociales no deterministas. Son construcciones que abarcan patrones de comportamiento y de valoración asignados a cada género. Dijo Simone de Beauvoir: ‘no se nace mujer, se llega a serlo’. Y hoy podríamos agregar también: ‘no se nace hombre, se llega a serlo’”
 
En la presentación del acuerdo el negociador dijo que solo se podrá superar la violencia cuando nos liberemos de estereotipos arbitrarios; cuando se entienda que la multiplicidad de identidades y orientaciones amplía el espectro democrático. “La mujer ha sido el vórtice en el que se ha concentrado con mayor intensidad el dolor, pero también en ellas reposa la esperanza de reconciliación y una mirada esperanzada sobre el futuro de Colombia”.
 
En su alocución, De la Calle destacó la participación de y el apoyo de representantes de Naciones Unidas. Phumzile Mlambo-Ngcuka pumzile lambo nuca, directora ejecutiva para la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, Madame Bangura, representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre violencia sexual en los conflictos, Luiza Carvalho, directora regional para las Américas y el Caribe y Belén Sanz Luque, representante de ONU Mujeres en Colombia. 
 
Y finalizó con una sentencia que refleja la importancia de las mujeres en el proceso de negociación pero sobre todo en la construcción de la reconciliación nacional: “La paz es posible. Preparémonos para la paz. La antorcha de la reconciliación reposará en manos de las mujeres de Colombia”.