Aprobada por unanimidad segunda misión de la ONU en Colombia

El proyecto de resolución ha recibido 15 votos a favor; la misión empezará el próximo 26 de septiembre. También resaltaron el cese al fuego entre el Gobierno y el Eln.

El Consejo de Seguridad durante la votación para aprobar una segunda misión de la ONU en Colombia.Tomada de @SwedenUN

Este jueves, los 15 estados miembros del Consejo de Seguridad de la ONU aprobaron, de forma unánime, la segunda misión de la ONU en Colombia, que se encargará de verificar el proceso de reintegración a la vida civil de los ahora excombatientes de las Farc. Esta nueva misión empezará el próximo 26 de septiembre.

El Consejo de Seguridad resaltó la importancia de esta nueva misión y de la necesidad, tanto política como social, de que se cumpla a cabalidad con lo acordado frente a la reincorporación a la vida civil de los miembros de las Farc. Quienes intervinieron también hablaron de lo que significa para el país el reciente cese al fuego bilateral y temporal que fue alcanzado entre el Gobierno y el Eln.

Para formular la resolución que aprobó esta segunda misión, el consejo tuvo en cuenta los “principales logros alcanzados (…) en el proceso de dejación de armas” y “acogió con beneplácito el anuncio del Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (Eln) (…) de que entrarán en un cese al fuego bilateral y temporal”, aprobó “las recomendaciones respecto al tamaño, los aspectos operacionales y el mandato de la Misión de la Verificación de las Naciones Unidas en Colombia”.

Por un lado, el representante de Reino Unido aseguró que, cada vez que se discute sobre Colombia en el consejo, “se cumple un hito histórico. Este mes hemos visto cómo las Farc se han transformado un nuevo partido político”. También dijo que, aunque la implementación de los acuerdos ya es irreversible, deben “dejarse de lado las diferencias” para que la reintegración de los miembros de las Farc sea exitosa.

Su homóloga estadounidense, por su parte, afirmó que “Colombia encara el reto de la consolidación de la paz. La resolución de hoy avanza la disposición de la nueva misión y encara los retos en la ardua labor que queda por delante”. Además, en un momento en que hay presión desde Estados Unidos por el tema de cultivos ilícitos en el país, la representante estadounidense también aseveró que “EE.UU. siempre ha estado con Colombia en momentos difíciles y esperamos ayudarles en este momento de gran oportunidad”.

Los representantes de Bolivia y Uruguay, los países suramericanos que intervinieron en la sesión del jueves, resaltaron los “avances extraordinarios en el proceso de paz”, sin negar, por eso, los retos que siguen, tanto en materia política, como en temas económicos y sociales. Ambos también hablaron de la importancia del cese al fuego temporal entre el Gobierno y el Eln. En ese sentido, el uruguayo aseguró que, ese reciente acuerdo en Quito, “augura eliminar también ese otro foco que aún permanece por resolverse”.

Sobre la aprobación de la misión, el delegado de Rusia afirmó que es algo “esencial”. También dijo que Colombia es el “ejemplo que demuestra la primacía de los medios políticos como el único camino para alcanzar una paz duradera”. Sobre las dificultades de seguridad, el representante ruso aseguró que “nos parece positivo el alto al fuego entre Colombia y el Eln, conseguido también gracias a los países garantes. Esperamos que este acuerdo los acerque al arreglo definitivo de este conflicto”.

Japón y Senegal también manifestaron su apoyo a una segunda misión de la ONU en Colombia, considerándola como una “fase prometedora”. El representante japonés aseveró que “la primera misión ha sido modelo de éxito” y que la verificación “también depende del compromiso continuado de todas las partes”. Sobre el proceso de paz, dijo que ha sido un modelo de éxito, construido por el “fuerte compromiso” entre el Gobierno y las Farc.

La última en hablar fue María Emma Mejía, representante permanente de Colombia ante Naciones Unidas, quien en una breve intervención agradeció el apoyo del Consejo de Seguridad en la implementación de los acuerdos entre el Gobierno y las Farc, y a Jean Arnault, el jefe de la primera misión, “por el inquebrantable compromiso por la paz de Colombia”.