Publicidad
Paz 13 Sep 2012 - 10:12 pm

Países amigos ya los ayudaron a salir hacia Cuba

Negociadores de las Farc

Guerrilla insiste en presencia de ‘Simón Trinidad’ en la mesa principal. Sin embargo, nombró a alias ‘El Médico’ como sexto miembro de ese grupo. El de apoyo tendrá cuatro.

Por: Redacción Política
  • 48Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/paz/articulo-374753-negociadores-de-farc
    http://tinyurl.com/mxrkqxy
  • 0
‘Rodrigo Granda’, ‘Mauricio Jamarillo’ (‘El Médico’) y ‘Andrés París’, negociadores de las Farc.

A tres semanas de que comiencen los diálogos de paz en Oslo (Noruega) entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc, esta guerrilla definió a su grupo de 10 negociadores, quienes según estableció El Espectador ya salieron de Colombia rumbo a Cuba gracias a las gestiones de los países amigos del proceso.

Aunque en un principio se creía que las Farc nombrarían sólo a cinco voceros en el grupo principal (miembros plenipotenciarios), el grupo guerrillero incluyó a seis, pues insiste en que Simón Trinidad, preso en Estados Unidos, esté en la mesa. Los otros son: Iván Márquez, Rodrigo Granda, Andrés París, Marco León Calarcá y Mauricio Jaramillo o El Médico.

Los integrantes del equipo de apoyo (miembros no plenipotenciarios) son Jesús Santrich, Hermes Aguilar, Bernardo Salcedo y Rubén Zamora.

Este último ingresó a las Farc en 1985, huyendo de la persecución a miembros de los partidos de izquierda. Es integrante del frente 33 y comandante político del bloque Magdalena Medio. Su área de influencia es el Catatumbo. En 2007 se atrevió a escribirles una carta a los altos mandos militares en la zona, en la que les pedía detener la militarización. Fue acusado de nexos con el Eta para atentar contra Álvaro Uribe y Andrés Pastrana en España.

Santrich es el músico de las Farc, vela porque los cantantes de la guerrilla mantengan su producción. Llegará a las conversaciones con lazarillo, pues una enfermedad degenerativa lo dejó ciego.

Hermes Aguilar fue vocero de las Farc en los diálogos de Tlaxcala (México), en 1992. La justicia paraguaya lo busca por vínculos con el homicidio de Cecilia Cubas, hija del expresidente de ese país, Raúl Cubas.

Bernardo Salcedo, el último integrante del grupo no plenipotenciario, es miembro del Comando Político Central, un órgano adscrito al secretariado. Estuvo muy cerca de las mesas temáticas del Caguán, aunque sin cargo específico. Se le considera la voz del ya extinto jefe de las Farc Alfonso Cano, de quien fue cercano colaborador.
Los miembros del grupo principal son más reconocidos mediáticamente porque desempeñaron papeles protagónicos durante el proceso del Caguán.

Sin embargo, Jaime Alberto Parra, El Médico, aparece por primera vez liderando una iniciativa de paz. Graduado de medicina en Colombia, comparte lugar como negociador con el vocero internacional de esa guerrilla en México, alias Marco Calarcá, quien es quizás el hombre más curtido en negociaciones, como quiera que ajusta su cuarto proceso de paz. El Médico asumió el mando del bloque Oriental tras la muerte del Mono Jojoy.

Rodrigo Granda, miembro del estado mayor de las Farc, es conocido como El Canciller porque ha sido portavoz internacional de esta guerrilla. Junto con El Médico y Andrés París estuvo en la rueda de prensa del 6 de septiembre en la que las Farc dieron a conocer la hoja de ruta de la negociación. Esa fue su reaparición en público, luego de un escándalo que comenzó con su captura en 2004 en Venezuela, su envío a prisión en Colombia y su liberación por solicitud del gobierno francés, que buscaba aproximaciones con las Farc para la liberación de Íngrid Betancourt.
Jesús Emilio Carvajalino, alias Andrés París, siempre ha sido parte de la comisión internacional de las Farc y por esa razón estuvo presente en la mesa de negociación del Caguán.

Según pudo establecer este diario, Iván Márquez, excongresista de la UP que decidió volver a las armas cuando empezó el exterminio de ese grupo político por parte de agentes de extrema derecha, se uniría al resto de los negociadores en La Habana. Su presencia y la de Simón Trinidad simbolizan el ala negociadora y política de la guerrilla. Para el caso de Trinidad, aún se estudian fórmulas que garanticen su participación en los diálogos. La primera, y la más difícil jurídicamente, es que EE.UU. acceda a dejarlo salir de prisión. La segunda, que participe mediante videoconferencias. Ninguna es sencilla y eso lo saben las Farc, quienes por eso nombraron a un sexto integrante en la mesa.

Relacionados

  • 48
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio