Farc quieren 'Acuerdo especial'

La guerrilla pidió al Comité Internacional de la Cruz Roja su mediación para que el documento que dio vida a la mesa de paz con el Gobierno se incorpore al bloque de constitucionalidad.

Humberto de la Calle y el general (r) Jorge Enrique Mora, ayer, al momento de entregar el balance de la primera ronda de negociaciones. / EFE

Mientras el Gobierno y las Farc —en declaraciones por separado— entregaron un parte de optimismo sobre el rumbo del proceso de paz, al término de la primera ronda de conversaciones que durante 10 días se desarrollaron en La Habana, ayer se conoció una comunicación enviada por esa guerrilla al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), fechada el 9 de noviembre y firmada por su Estado Mayor Central, en la que se muestra dispuesta a acogerse a las normas del Derecho Internacional Humanitario (DIH), al tiempo que le solicitan al organismo servir de conducto para que el “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto”, que se negocia en Cuba, adquiera el carácter de “Acuerdo especial”.

¿Qué buscan con esa petición? En su mensaje, las Farc lo explican con férreos argumentos: “Como ‘Acuerdo especial’, según el sentido que le confiere a este tipo de acuerdos el Derecho Internacional Humanitario, deberá pasar automáticamente a formar parte del bloque de constitucionalidad, generando la obligación a las partes de mantener el escenario de diálogo, como un compromiso inquebrantable sobre el que no podrán pender amenazas de suspensión o rompimiento, más aún si se toma en consideración que el Gobierno y las Farc han pactado iniciar conversaciones ‘directas e ininterrumpidas’ hasta alcanzar un acuerdo final para la terminación del conflicto que contribuya a la construcción de la paz estable y duradera”.

Una demanda polémica teniendo en cuenta sus posibles implicaciones. Para Javier Ciurlizza, abogado especialista en DIH y director del Latin America and the Caribbean Program, cuando las Farc solicitan que sea declarado ‘Acuerdo especial’, están pidiendo formalmente que al amparo de las normas del DIH se establezcan obligaciones que van más allá de las convenciones de Ginebra y sus protocolos adicionales: “No veo que puedan hacer esta solicitud, pues un ‘Acuerdo especial’ procede en dos casos: cuando hay un conflicto armado internacional y cuando en un conflicto interno las partes se deben poner de acuerdo en temas humanitarios bilaterales, como la liberación de secuestrados o el cese al fuego para proteger a la población civil. Y en este caso, el acuerdo que firmaron sólo establece una agenda y no trata de temas humanitarios”.

Sin embargo, el exviceministro Rafael Nieto tiene una interpretación que va más allá. Según le dijo a El Espectador, lo que las Farc pretenden es el reconocimiento de beligerancia “por la puerta de atrás”. “Lo que hace parte del bloque de constitucionalidad son los tratados internacionales, que por supuesto se firman entre sujetos del derecho internacional. Las Farc no tienen esa capacidad, por tanto los acuerdos que eventualmente firmen con el Estado no son tratados internacionales. Pretender que sí lo sean es suponer que son un grupo beligerante y que pueden celebrar ese tipo de convenios. Pero ni tienen ese carácter ni tienen esa capacidad”, dijo.

A su vez, el expresidente de la Corte Constitucional Alfredo Beltrán, advirtió que es claro que la Cruz Roja Internacional no tiene competencia para darle estatus de bloque de constitucionalidad al ‘Acuerdo general’ para la terminación del conflicto, que es de carácter instrumental entre Gobierno y Farc para adelantar conversaciones. “Por eso creo que la solicitud no tendrá el resultado que se persigue. El acuerdo que se suscribió entre las partes tiene el propósito de que se logre la paz estable y duradera, y para eso hay que mantener vivas las conversaciones. Pero lo que no se pude imponer es que esas conversaciones se mantengan de manera indefinida. Aunque lo que sí hay que celebrar es que la guerrilla reitere el propósito de pararse de la mesa hasta firmar la paz y el Gobierno debería asumir una actitud similar”, enfatizó.

Lo cierto es que, una vez más, las Farc vuelven a mostrar la iniciativa política. El Espectador buscó conocer la postura del Gobierno sobre la solicitud a la Cruz Roja, pero no obtuvo respuesta. Por lo pronto, al término de la primera ronda del proceso de paz, se puede hablar de avances claves como el abrir la puerta para que la sociedad civil haga sus propuestas, a través de un foro sobre el tema agrario que se llevará entre el 17 y el 19 de diciembre en Bogotá y de la página en internet www.mesadeconversaciones.com.co. La mesa de negociación tendrá un receso y se reanudará el 5 de diciembre, tiempo que será utilizado por las delegaciones para hacer consultas y analizar a fondo los temas que vendrán en la segunda ronda de los diálogos.