Eln pide convención nacional

Esta guerrilla reafirmó su voluntad de empezar diálogos con el Gobierno. Organizaciones sociales exigen participar en la construcción de esos acuerdos con una agenda social.

En el auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional se realizó el panel “Diálogo Nacional por la Paz”, al que asistió Todd Howland, de la ONU.  / Congreso de los Pueblos
En el auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional se realizó el panel “Diálogo Nacional por la Paz”, al que asistió Todd Howland, de la ONU. / Congreso de los Pueblos

En medio de fuertes rumores sobre la instalación de una mesa de negociación a mediados de mayo entre el Gobierno y el Eln, ayer se conoció un video de 10 minutos en el que el máximo jefe de esta guerrilla, Nicolás Rodríguez, conocido como Gabino, reafirma su voluntad para iniciar un proceso de paz que debería terminar con una asamblea nacional constituyente que refrende las decisiones y eventuales acuerdos a los que se llegue. En esa dirección también se conoció un comunicado del Epl.

Los mensajes se dieron a conocer en el panel de cierre del Congreso Nacional de Paz, convocado por el Congreso de los Pueblos y otras organizaciones de izquierda democrática, que se realizó ayer en el auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional. El panel “Diálogo Nacional de Paz” contó con la participación de Todd Howland, representante en Colombia de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, tres voceros del Congreso de los Pueblos, y las guerrillas que no hicieron presencia física pero enviaron mensajes y saludos.

La discusión se centró en considerar que los diálogos entre el Gobierno y la insurgencia son insuficientes para construir la paz. Para Howland, definitivamente la construcción de paz pasa por la defensa de los derechos humanos y las víctimas son fundamentales a la hora de esta construcción.

 Para Marylen Serna, lideresa campesina del departamento del Cauca y vocera del Congreso de los Pueblos, la paz pasa por una agenda social que reconoce que las causas de este conflicto social, armado y económico son las grandes necesidades que según ellos no ha resuelto el Estado: justicia, economía, participación política y económica, y salida humanitaria. También aclara que esta iniciativa no depende de La Habana ni de ningún actor armado.

Aunque el Gobierno, a través del Ministerio del Interior, fue convocado a este encuentro, finalmente no hizo presencia porque ha sido claro en que los temas de paz los maneja exclusivamente la delegación del Ejecutivo asignada. Por su parte, el Eln también  propuso  la organización de una “convención nacional, como mecanismo democrático de encuentro y participación popular, donde las mayorías se expresen y legislen”. 

A su vez, en un comunicado impreso y firmado por el mando nacional, el Epl pidió que la sociedad civil respalde el inicio del diálogo con ellos y el Eln. Piden también una “nueva Constitución Política que plasme un nuevo ordenamiento político-económico-social, que según ellos propicie la “participación de las fuerzas populares hoy armadas por la carencia de libertad política con las actuales reglas electorales”.

La delegación de las Farc, por su parte, hizo un saludo a través de su blog en internet, que se concentró al final en señalar que hay sectores “ultraderechistas y militaristas” que se oponen a las negociaciones de paz, a quienes se debe hacer un debate frontal.

El Congreso para la Paz concluyó con una movilización por el centro de Bogotá que terminó con una carta pública y una declaración política con un mensaje claro: la paz necesita la participación ciudadana y no es sólo un acuerdo que se firma en La Habana para parar la guerra.