Buenaventura, un puerto azotado por guerrilla, ’paras’ y bacrim