Conflicto armado colombiano está tan vivo como siempre: Amnistía Internacional

El organismo volvió a manifestar su preocupación por los hechos de violencia ocurridos en las regiones abandonadas por las Farc. Asegura que entre más se retrasen las acciones para contener las bandas criminales, más vidas se perderán.

El conflicto armado en Colombia está tan "vivo como siempre" en varias partes del país, pese al histórico acuerdo de paz firmado con las FARC, principal y más antigua guerrilla del continente, informó este martes Amnistía Internacional (AI).

"De forma alarmante, en varias partes de Colombia el conflicto armado está tan vivo como siempre. Cientos de miles de personas en todo el país aún no han visto diferencia alguna en sus vidas desde que se firmó el acuerdo de paz", indicó Erika Guevara-Rosas, directora de AI para las Américas, en un comunicado.

(Lea: Amnistía Internacional, preocupada por la Justicia Especial para la Paz y el paramilitarismo)

La directiva puso como ejemplo el "incremento" de actividades de paramilitares denunciadas por la Comunidad de San José de Apartadó, en el departamento de Antioquia (noroeste).

Según AI, desde finales de 2016 esta autodenominada comunidad de paz ha sido víctima de más de 300 asesinatos o desplazamientos principalmente por el accionar de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), remanentes de las milicias paramilitares de extrema derecha desmovilizadas en 2006 y brazo armado del Clan del Golfo, principal banda criminal del país.

El organismo criticó que las autoridades colombianas nieguen la existencia del paramilitarismo, pues el gobierno sostiene que no hay un actuar sistemático de esta organización, a la que señala de dedicarse al narcotráfico.

"Es hora de que las autoridades colombianas enfrenten la realidad al reconocer que el conflicto todavía está haciendo estragos en la vida de cientos de miles de personas vulnerables. Entre más se retrasen las acciones, más vidas se van a perder", agregó Guevara-Rosas.

(Lea: “Asesinatos de líderes sociales no son sistemáticos”: mindefensa)

El gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC implementan el histórico acuerdo de paz firmado en noviembre que busca superar un conflicto armado de más de medio siglo.

Las FARC, que se agrupan en 26 zonas del país donde a más tardar a finales de mayo deberán desarmarse, han urgido al gobierno a tomar medidas contra estos grupos, a los que culpan de los asesinatos de decenas de líderes sociales y de poner en riesgo la ejecución del pacto.

Para alcanzar la "paz completa", el gobierno instaló en febrero negociaciones con el ELN, única guerrilla activa del país y con 1.500 combatientes según estimaciones oficiales.

La conflagración interna colombiana ha dejado 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados tras enfrentamientos entre guerrillas, paramilitares y agentes estatales.