Ante Congreso de EE.UU. Obama presentará presupuesto para Plan Paz Colombia

Este martes el mandatario sustentará ante el Congreso su propuesta presupuestaria para el año fiscal 2017, que comienza el 1 de octubre.

Archivo EFE

Este martes, el presidente de EE.UU., Barack Obama, solicitará al Congreso más de 450 millones de dólares para Colombia dentro del plan "Paz Colombia", una nueva fase en la asistencia al país que está condicionada a la firma de la paz con las Farc y que incluirá también ayuda para el desminado.

Los recursos, según Obama, serán para reforzar los avances de seguridad, reintegrar a excombatientes en la sociedad y ampliar las oportunidades y el Estado de derecho "en áreas donde no los ha habido durante décadas".

El mandatario planea incluir el monto en el presupuesto para el año fiscal 2017 que debe al Congreso; y de los 450 millones, 390 se dedicarán a "asistencia extranjera bilateral" y el resto a programas como la ayuda a poblaciones vulnerables e iniciativas antinarcóticos, según la Casa Blanca.

Obama y Santos presentaron "Paz Colombia" como una segunda fase del plan lanzado en 2001, al que tres administraciones de Estados Unidos han dedicado alrededor de 10.000 millones de dólares y que ha contado con un apoyo bipartidista poco común en Washington.

El nuevo plan, según subrayó la Casa Blanca, solo se aplicará "en caso de un acuerdo de paz con las Farc", algo que Santos espera alcanzar el próximo mes.

La asistencia de EE.UU. en el posconflicto se centrará en tres pilares, según la Casa Blanca: la consolidación de los "avances en seguridad y antinarcóticos", la "expansión de la presencia estatal" en las antiguas zonas de conflicto y la "promoción de la justicia" para las víctimas.

Además, Estados Unidos dedicará 33 de los citados 450 millones al lanzamiento de una "iniciativa global contra el desminado" en Colombia, copresidida por Noruega -que aportará 20 millones de dólares- y a la que se unirán Argentina, Canadá, Chile, España, México y Uruguay, entre otros países.

El objetivo es ayudar a Colombia a cumplir con su compromiso con la Convención de Ottawa y completar la eliminación de minas en su territorio para el año 2021.

"Esta es una manifestación concreta que podemos lograr en un plazo de tiempo relativamente corto", para que "cada niño colombiano pueda caminar hacia un futuro más brillante, libre de miedo", afirmó Obama, que ha encargado el liderazgo de la iniciativa a su secretario de Estado, John Kerry.

Por otro lado, el presidente de EE.UU. pedirá en su propuesta de presupuesto para 2017 doblar los fondos destinados a la investigación y el desarrollo de energías limpias en un plazo de cinco años.

"El presupuesto que enviaré al Congreso duplicará los fondos para investigación y desarrollo de energía limpia hasta 2020", adelantó Obama al precisar que eso implica "nuevas inversiones para ayudar al sector privado a crear empleos más rápido".

De acuerdo con el Gobierno de EE.UU., el objetivo de Obama es pasar de los 6.400 millones de dólares para energías limpias que contemplaba el presupuesto para el año fiscal 2016 a 12.800 millones de cara al año fiscal 2021.

La propuesta de Obama forma parte, además, de la llamada "Misión Innovación", presentada en la cumbre del clima COP21 celebrada el pasado diciembre en París y en la que 20 países, entre ellos EE.UU., se comprometen a duplicar su respectiva investigación en energía limpia y el desarrollo de la inversión (I+D) en cinco años.

Esa misión se complementa con otra iniciativa todavía mayor, "Breakthrough Energy Coalition", que reúne a 28 grandes inversores de diez países que se comprometen a proporcionar el capital inicial para el desarrollo de tecnologías punteras en los grandes laboratorios del mundo, así como a facilitar después su desarrollo a gran escala.

Entre esos inversores figuran el fundador de Microsoft, Bill Gates; el consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg; o el fundador del portal de ventas por internet chino Alibaba, Jack Ma.

Durante esta semana la Casa Blanca ha adelantado algunas de las partidas que incluye el plan del presidente, entre ellas una de 755 millones de dólares para la investigación sobre el cáncer y otra de 1.100 millones para mejorar el combate a la adicción a la heroína y los analgésicos opiáceos.

Además, la asignación para el Departamento de Defensa ascenderá a casi 583.000 millones de dólares, con significativos aumentos de fondos para la lucha contra el Estado Islámico (EI) y para sustentar la estrategia de EE.UU. en Europa frente a Rusia.