La Convención Nacional, el eterno sueño del ELN