Publicidad
Paz 12 Oct 2012 - 10:00 pm

Proceso de paz

El Gobierno quiere que participemos en proceso de paz: Iglesia

Monseñor Rubén Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal, habla sobre paz y dice que están bien enterados del proceso.

Por: Natalia Herrera Durán
  • 238Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/paz/el-gobierno-quiere-participemos-proceso-de-paz-iglesia-articulo-380947
    http://tinyurl.com/lmfgadv
  • 0
  • 185
El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Rubén Salazar. / Gabriel Aponte

En busca de caminos que conduzcan a la resolución del conflicto armado en Colombia, sin despojarse nunca de su investidura de hombres de Dios en la Tierra y sin tomar partido por algo distinto a la paz, los sacerdotes han estado en todos los intentos de acuerdo para acabar la violencia.

Por esa razón, a cinco días de que se instale la mesa de diálogo entre el Gobierno y las Farc en Oslo (Noruega), monseñor Rubén Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal, habla con El Espectador y afirma que el Gobierno quiere que la Iglesia sea parte del proceso, no sentada en la mesa, pero sí bien enterada de todo lo que sucede.

¿Cómo ve el proceso de paz?

Con mucha esperanza. Pocas veces a lo largo de la historia de los acercamientos entre el Gobierno y la guerrilla se han dado condiciones tan propicias. Ahora, el que haya esperanzas no significa una actitud ilusa de pensar que no se van a presentar problemas. Seguramente se presentarán, porque es una negociación difícil, porque son 50 años o más de una guerra a muerte, 50 años de heridas, de víctimas, de atropellos y de violaciones, en todo sentido. Sanar todo eso y crear condiciones de paz no va a ser fácil, pero esto no significa que no vaya a ser posible.

¿Cuál va a ser el papel de la Iglesia en el proceso?

Nuestro papel es siempre el que corresponde a nuestra naturaleza. No somos un partido político, no somos una ONG, no somos una institución de beneficiencia, sino que somos una comunidad de fe. Y así vamos a tratar de presentar los que a la luz del evangelio son los valores fundamentales para lograr la convivencia, la reconciliación y el perdón.

¿Acuerdo de paz sin cese al fuego?

Colombia va a llegar al cese al fuego, pero en el momento oportuno. Creo que no es un requisito en este momento porque no sería realista, porque se siguen dando las condiciones de conflicto en el país. Entonces sería un cese al fuego postizo, que puede engendrar más problemas que beneficios.

Usted afirmó que tienen información de que el Gobierno y las Farc quieren que la Iglesia tenga asiento en la negociación. ¿Cómo es eso?

Lo que sé es que el Gobierno quiere que participemos, no necesariamente como negociadores, porque no lo podemos ser, pero sí que no estemos solamente enterados del proceso sino que lo acompañemos desde nuestro punto de vista y nuestras posibilidades.

El vocero del Gobierno, Humberto de la Calle; el representante de los empresarios en la mesa, Luis Carlos Villegas, y el excomisionado de Paz Frank Pearl, lo visitaron esta semana. ¿Qué le dijeron?

Vinieron a informarme de lo que había sucedido en la primera fase de los acercamientos y me contaron las perspectivas fundamentales de la segunda fase, y a pedirnos que estuviéramos dispuestos y listos para apoyar el proceso.

¿Y usted qué les dijo?

Mi respuesta fue: siempre hemos estado listos y dispuestos. Porque una de las misiones fundamentales de la Iglesia es precisamente contribuir a la paz.

¿Paz sin constituyente o con ella?

No sabría decir. Yo creo que no vale la pena tomar una postura previa a lo que signifique el proceso de negociación de esta segunda fase.

Monseñor Luis Augusto Castro cumplió una misión importante dentro de la Iglesia en busca de una salida negociada al conflicto. ¿Quién tiene hoy ese rol en la Conferencia Episcopal?

Creo que esos no son roles heredables. Monseñor Luis Augusto Castro fue nombrado por el presidente Álvaro Uribe para iniciar prediálogos con el Eln porque en ese momento era el presidente de la Conferencia Episcopal y porque tenía una experiencia en todas estas lides de negociación para la liberación de secuestrados, etc. Si el presidente, Juan Manuel Santos, piensa en algún momento en nombrar a alguien más o menos en ese rol, elegirá al obispo que le parezca más oportuno.

¿Quién cree que sería?

Todos estamos dispuestos a trabajar. No hay un solo obispo a quien al pedirle un favor en este caso concreto diga no. Todos deseamos la paz y estamos listos a contribuir por ella.

¿Qué podría ser urgente para la Iglesia, que en muchas regiones apartadas del país ha hecho las veces de Estado?

Urgente, que desarmemos los espíritus. Se ha ido creando un ambiente de violencia, intolerancia e injusticia, y eso no lleva a la paz. Por eso hemos pedido que oremos juntos. Necesitamos que cada uno se convierta en instrumento de paz.

Con la creación de la Comisión Nacional de Conciliación, hace ya 15 años, se realizaron acercamientos con el Eln. ¿La Iglesia ha intentado acercarse al Eln nuevamente para que sea parte de este proceso?

Las circunstancias han cambiado. Lo que se logró hacer en otros contextos es muy difícil de repetir hoy en día. Hemos mantenido siempre una actitud de apertura hacia los grupos armados. De hecho, yo les he escrito en varias oportunidades a las Farc y al Eln invitándolos a que cambien la actitud de guerra hasta el final para sentarse a dialogar. Eso es algo que hacemos permanentemente.

Pero, ¿cuál es el mensaje concreto hacia el Eln?

El mensaje es, sin duda, que entren a la mesa de negociación con el Gobierno. Pienso que el Eln está en esa tónica y estará haciendo todos los contactos necesarios para empezar ese proceso.

¿Incluso con la Iglesia?

Estamos allí, listos a facilitar y ayudar.

La labor de muchos padres que han precipitado los acercamientos entre los alzados en armas y el Gobierno no siempre ha sido comprendida, incluso algunos han terminado detenidos por rebelión. ¿Qué opina de eso?

Espero que nunca entremos en conflicto con la ley. Ahora, hay otra dimensión que los sacerdotes tenemos y no es de negociadores sino de diálogo pastoral con los grupos ilegales. No estamos para violar la ley, pero estamos dispuestos a acercarnos como pastores para que el conflicto acabe y lleguemos a la paz.

  • 185
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Obama galardona a Julia Álvarez y fundador de DreamWorks con Medalla de Artes
  • Lindsay Lohan impresiona a su colega Rachel McAdams

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio