Exjefes 'paras' piden pista en proceso de paz

Edward Cobos Tellez y Ramón Isaza quieren mesa de trabajo con la Comisión de Paz.

El proceso de desmovilización de los paramilitares empezó en 2003. / Archivo
El proceso de desmovilización de los paramilitares empezó en 2003. / Archivo

Una vez más los exjefes paramilitares piden ser escuchados en el proceso de diálogo que emprendieron el Gobierno y las Farc para terminar con el conflicto armado. Esta vez buscan que sus peticiones lleguen a La Habana a través de los miembros de la Comisión de Paz, que han recogido las voces de la sociedad civil en los últimos meses con el fin de llevar a Cuba otras perspectivas.

Por esa razón, en una carta que será entregada hoy en la secretaría de la Cámara de Representantes, y que El Espectador conoció, los excomandantes paramilitares piden que se organice una mesa de trabajo con los representantes de la Comisión de Paz en las instalaciones de la cárcel La Picota, de Bogotá, para que su proceso de desmovilización, que empezó en 2003 —y ha sido fuertemente cuestionado debido a varios escándalos—, “pueda ser analizado de acuerdo con lo establecido en el pacto firmado recientemente en La Habana, entre el Gobierno y las Farc”, dice el documento.

La misiva empieza reconociendo como acertado el proceso de paz que se adelanta en La Habana y sigue diciendo que acuden a la Comisión de Paz de la Cámara de Representantes para “invitarlos a que hagan presencia en las distintas cárceles del país”, con el fin de que conozcan el proceso de desmovilización que se ha llevado a cabo con ellos.

“Fuimos en su momento actores políticos y militares del conflicto, actualmente sometidos al nuevo marco de Justicia Transicional, por lo cual consideramos pertinente se tengan en cuenta nuestros hechos efectivos de Paz, dentro de este proceso de reinserción a la vida normal, para que las comisiones de Paz del Congreso, de manera conjunta o individual, vean la importancia de conocer directamente esta experiencia, como un aporte propositivo a la sostenibilidad del actual proceso Colombiano de Paz”, señala la carta.

Nueve excomandantes de los paramilitares firman la misiva y se reconocen como “Miembros Representantes, Negociadores y Voceros autorizados de las extintas Auc”. Entre ellos están Edwar Cobos Téllez, excomandante del bloque Montes de María; Luis Eduardo Cifuentes, excomandante del bloque de Cundinamarca; Ramón Isaza, excomandante del Magdalena Medio, y Manuel de Jesús Pirabán, del bloque Héroes del Llano.

Sin embargo, no es la primera vez que los exparamilitares buscan ser parte del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc. El mismo día de su instalación en Oslo (Noruega), se conoció una carta del excomandante extraditado Salvatore Mancuso en la que afirmaba que “un Proceso de Paz que no incluya a la gran mayoría de los actores del conflicto resultará insuficiente”. El anuncio pasó entonces sin pena ni gloria.

Por esa razón, ahora que las Farc y el Gobierno anunciaron la puesta en marcha de los mecanismos para escuchar a la sociedad civil, la Comisión de Paz del Congreso empieza a cobrar importancia como la plataforma que puede llevar a La Habana ideas y perspectivas.

Tan es así que las Farc invitaron a través de un comunicado a estos congresistas a que “presencialmente expongan el universo de aspiraciones” que han recogido en las mesas de paz que se han realizado en el país. El presidente del Senado, Roy Barreras, respondió sentenciando: “No recibo invitaciones unilaterales de las Farc”.