Ginny Bouvier, la estadounidense más perseverante por la paz de Colombia

La noche del sábado 29 de julio, en el Hospital de la Universidad de Georgetown, nos ha dejado la querida Virginia Bouvier.

Tomada de Twitter: @vmbouvier.

Ella prefería que le llamáramos Ginny. Ahora Ginny está en nuestros corazones, de cientos de colombianos que tuvimos la alegría de conocerle y trabajar con ella por una Colombia en paz.

Tenía este blog, donde están sus reflexiones sobre el proceso de paz en Colombia. Allí, en su presentación, se definía asi:

"Le encanta leer, escribir, pensar y trabajar con la gente para hacer del mundo un lugar mejor. Familia y amigos, yoga, viajes, fotografía, viendo los menús de postre me mantienen cuerdo. Entusiastas latinoamericanos. Practicante de la paz anhelando la justicia. Encabezando el programa de Colombia en el Instituto de Paz de los Estados Unidos".

En la pagina del Instituto de Paz del Congreso de los Estados Unidos, su presentación formal dice: Virginia M. Bouvier es asesor principal de Procesos de Paz. Se unió a USIP en enero de 2003 y ha encabezado el equipo de Colombia de USIP desde 2006. Fue secundada en 2012-13 para servir como experta en diseño de procesos para el Equipo de expertos en mediación de las Naciones Unidas.  Durante los siete años anteriores, fue profesora asistente de literatura y cultura latinoamericana en la Universidad de Maryland. De 1982 a 1989, Bouvier se desempeñó como asociada principal en la Oficina de Washington sobre América Latina, donde se concentró en Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.  Bouvier también ha trabajado como consultora y directora de investigación para la Conferencia de Liderazgo de las Mujeres de las Américas, un proyecto conjunto del Diálogo Interamericano y el Centro Internacional de Investigación sobre la Mujer, y como consultor para USAID, ONU-Mujeres, Banco Mundial , La Fundación Levi Strauss, Levi Strauss y Cía. Y el Fondo CS.  Sus áreas de especialización incluyen Colombia, procesos de mediación y paz, análisis y prevención de conflictos, sociedad civil, género y construcción de paz. Ella es graduada de Wellesley College, tiene una maestría en español de la Universidad de Carolina del Sur, y tiene un doctorado de la Universidad de California, Berkeley en estudios latinoamericanos.

El Maestro Marc Chernick de la Universidad de Georgetown, quien compartió con ella por décadas, la recuerda así: "Ginny fue una gran activista de DD.HH. en los años 80, trabajando en Wola en contra de las intervenciones norteamericanas en Centroamérica. Después sacó un doctorado en Estudios Latinoamericanos en Berkeley  y luego fue profesora en la Universidad de Maryland".

Pero el activismo la llamaba y aceptó una posición  en el Instituto de Paz de los EE.UU. Asi llegó a Colombia y se dedicó sus esfuerzos para revivir un proceso de paz después del fracaso de Caguán. Creo que este fue el periodo cuando la mayoría de la gente del mundo de paz y derechos humanos en Colombia la conoció. Desde entonces durante más o menos 15 años, trabajó sin descanso en favor de la paz en Colombia.

Cuando su muerte se aproximaba, su buen amigo, el senador Jim McGovern, le dedicó estas palabras el pasado jueves en la plenaria del Congreso de los Estados Unidos: "Me levanto para cantar las alabanzas de Virginia Bouvier, quien es Asesora Principal de Procesos de Paz en el Instituto de Paz de los Estados Unidos y directora de su Programa Colombia".

 "Conozco a Ginny desde hace más de 30 años. Ella es una voz poderosa para la paz, y un espíritu fuerte, amoroso y generoso. Yo la he visto crear las condiciones - abrir espacios - para que la paz se apodere, incluso durante un conflicto violento".

 "En todo el mundo, pero especialmente en Colombia, ha reunido a personas de diferentes puntos de vista, diferentes caminos de la vida, los poderosos y los marginados. Ella ha trabajado junto a ellos para encontrar un terreno común y propósito común en la construcción de la paz".

 "Con toda honestidad, Ginny es el modelo mismo de una vida vivida plenamente, con inteligencia, amor, compasión, tolerancia y devoción".

Buen viaje querida Ginny.