Los dos hombres detrás de la negociación de paz con el ELN

Frank Pearl y “Antonio García” serán los jefes de los equipos negociadores de Gobierno y Eln en los diálogos que comienzan.

Frank Pearl
 
Desde 2012, los días de Frank Pearl han girado en toro a un propósito claro: el fin del conflicto armado con el Eln por medio de la salida negociada. Una labor que le fue encomendada por el presidente Juan Manuel Santos poco tiempo después de que se hicieran públicas las negociaciones entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc, en las que Pearl también jugó un papel destacado. 
Tarea casi titánica que comenzó a dar frutos ayer con la oficialización del inicio de  diálogos formales y en la que la experiencia de Pearl fue determinante. Y es que aunque en un comienzo su trayectoria estuvo encaminada en el sector privado, vinculado fundamentalmente a la economía, desde 2006 ingresó a la vida pública y política y se abrió espacio en cargos de gran nivel.
 
Economista de la Universidad de los Andes, Pearl se desempeñó como consultor asociado de McKinsey & Co y presidente de Valores Bavaria, cargo que ocupó hasta 2006. Su paso completo a la arena política se dio precisamente ese año, cuando fue nombrado Alto Consejero Presidencial para la Reintegración y posteriormente Comisionado para la Paz, durante el gobierno de Álvaro Uribe, puesto en el que se destacó por ser un vehemente defensor de los procesos de Justicia y Paz, que sirvieron para la desmovilización de las autodefensas.  De allí salió en 2010 y un año después su nombre volvió a sonar tras ser designado por el presidente Santos como ministro de Ambiente.  Finalmente, en septiembre de 2012, dejó ese cargo para dedicarse de lleno a los acercamientos con las Farc. 
 
Antonio García
 
Con 60 años cumplidos, 41 de ellos dedicados a la guerra, Eliécer Erlinto Chamorro, alias 'Antonio García', es actualmente el segundo al mando en el Eln. Su vida al interior de la guerrilla ha sido particular y ha llegado ha ser considerado como uno de los jefes más radicales de la organización. Su ascenso al interior del grupo se dio de manera vertiginosa pues ingresó a las filas en 1975 -cuando estudiaba ingeniería en la Universidad Industrial de Santander-  y tan solo cinco años después logró ocupar un puesto en el comando central. Años después, en abril de 1998, se convirtió en el comandante militar de la guerrilla tras la muerte de uno de sus más importantes líderes: Manuel "El Cura" Pérez.
 
Su carácter y su rango le han servido para componer algunas de las delegaciones del Eln en otros intentos de negociación con el gobierno. Fue, por ejemplo, portavoz de dicho grupo durante el gobierno de Andrés Pastrana y de hecho en 1999 se reunió en Caracas con el entonces alto comisionado para la paz, Víctor G. Ricardo, en el marco de unos acercamientos que a pesar de reiterados intentos, no llegaron a buen término. De hecho García es recordado por las fuertes críticas que hizo al gobierno de la época, al que acusó de estar detrás de varios ataques perpetrados por paramilitares  en diferentes puntos del país.
 
Es señalado por la justicia colombiana de haber participado en dos secuestros masivos que conmocionaron al país en 1999: el de 285 personas en la Iglesia La María de la ciudad de Cali, y el de 46 pasajeros de un avión Fokker de Avianca.