Piedad Córdoba pide a la UE que "arrope" el proceso de paz en Colombia

La exsenadora se mostró escéptica de que se logre acabar con el conflicto.

La portavoz del movimiento de izquierdas "Marcha Patriótica", exsenadora Piedad Córdoba, pidió este martes en la Eurocámara a la Unión Europea que "arrope el proceso de paz" en Colombia.

Córdoba participó junto a otro portavoz del movimiento, el campesino Mauricio Ramos, en una conferencia sobre la paz en Colombia organizada por el Grupo de Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL), enmarcada en las semanas previas al proceso de negociación entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc, cuyo inicio está previsto para el 8 de octubre en Oslo.

"Invitamos a la UE a que arrope la paz en Colombia. No solo apoyando las negociaciones con buena voluntad, sino también con exigencias al Estado colombiano", señaló en su intervención ante los eurodiputados.

Córdoba concretó que una de las exigencias que debe constar en las negociaciones de paz en Oslo es que quienes financian "el paramilitarismo, la mayoría empresarios y multinacionales" acaben con ello, pues, según dijo, "deben entender que el peor servicio que pueden hacer a un país en medio de una guerra es seguir financiándola".

Tanto Córdoba como Ramos mostraron su escepticismo sobre que estas negociaciones permitan la resolución del conflicto colombiano en apenas medio año.
"En seis meses no se van a arreglar conflictos de décadas en torno a los recursos del país, la tierra y el territorio", apuntó la exsenadora.

Sobre las expectativas de "Marcha Patriótica" en las negociaciones en Noruega, Córdoba apuntó que su objetivo más importante "es poder participar como movimiento social y político".

El eurodiputado español Willy Meyer (IU), que invitó a Córdoba y Ramos a la conferencia en el PE, lamentó que "la UE no tenga una política autónoma" respecto a las negociaciones de paz.

"(La UE) Ha hecho una política seguidista de Estados Unidos, obsesionados con calificar a las Farc como organización terrorista y ahora no tenemos ningún papel en los diálogos de paz", apuntó.

El Gobierno colombiano y las Farc se comprometieron a la apertura de una mesa de negociaciones en el llamado "Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera", suscrito el pasado 26 de agosto en La Habana tras unas "conversaciones exploratorias" de seis meses.

Los gobiernos de Cuba y Noruega ejercieron como garantes de estos acercamientos, mientras que los de Venezuela y Chile lo hicieron como acompañantes, condiciones que mantendrán en la etapa de negociaciones que se abrirá en Oslo y luego se trasladará a la isla caribeña.