Refrendación: el blindaje político

Senado y Cámara de Representantes citaron para el lunes a plenarias para avalar la convocatoria al plebiscito. Uribismo anuncia demanda internacional.

En un evento público, acompañado de su esposa, varios colaboradores, senadores y representantes a la Cámara, víctimas, artistas, indígenas y afrodescendientes, el presidente Juan Manuel Santos entregó ayer al Congreso el texto del acuerdo de paz definitivo con las Farc y la carta, que además de él firman también el vicepresidente Germán Vargas Lleras y todos los ministros, en la que informa que el plebiscito para la refrendación de lo pactado se realizará el domingo 2 de octubre. Sin embargo, más allá de este acto formal, el mandatario le comunicó al país una decisión histórica después de más de 50 años de guerra: “Como jefe de Estado y comandante en jefe de las Fuerzas Militares, he ordenado el cese el fuego definitivo a partir de las cero horas del próximo lunes 29 de agosto (...) Se termina así el conflicto armado con las Farc”, dijo.

Determinaciones que son consecuencia del anuncio de la concreción de un acuerdo final hecho el pasado jueves desde La Habana y que abren la puerta al inicio de la campaña política por el plebiscito, punto de partida para su implementación. Y así lo entiende Santos, quien una vez más justificó la decisión de acudir al pueblo para avalar lo acordado, aunque constitucionalmente no tenía esa obligación: “Un hecho tan importante que va a cambiar la vida de los colombianos, como es la paz con las Farc, debe ser refrendado por el pueblo para darle mayor legitimidad (…). Mediante ese acto estamos entregándole al pueblo la última palabra sobre la paz de Colombia. Y serán los ciudadanos los que digan sí, queremos esa paz”, agregó.

Así las cosas, las fuerzas de la Unidad Nacional, la coalición partidista que acompaña al Gobierno, comenzaron a alinearse para la batalla en las urnas. Mauricio Lizcano, presidente del Congreso y miembro del Partido de la U, señaló que aunque la ley le otorga al Legislativo 30 días para darle el visto bueno a la realización del plebiscito, ya se citó a las plenarias del Senado y la Cámara para estudiar la solicitud hecha por el presidente. “Esperamos ese mismo día aprobar la autorización para que comienzo la campaña del plebiscito por la paz y se puede hacer el 2 de octubre. Ayer finalizamos la guerra y hoy empezamos a trabajar por la paz”, dijo, revelando además que la carta radicada por el primer mandatario no contiene la pregunta que se les hará a los colombianos. “Una vez el Congreso le dé visto bueno, el propio mandatario dará a conocer la pregunta”, explicó.

Por su parte, el presidente de la Cámara, Miguel Ángel Pinto, calificó como un “día histórico” el de ayer, por el anuncio donde se decreta el cese el fuego definitivo. “Era lo que durante 50 años se quería escuchar, era el momento histórico que padres y abuelos querían escuchar, nos corresponde a nosotros este legado que les vamos a dejar a nuestros hijos”, manifestó. Mientras que el senador liberal Fabio Amín se refirió a lo que se viene: “Sigue construir la paz, pero acabar la guerra es un aporte gigantesco a la paz. Sigue recorrer cada rincón del país para hablar de esperanza, de vida, para cambiar palabra terror y miedo, por futuro y optimismo; sigue una campaña para ser respetuoso por las demás organizaciones políticas y civiles”, enfatizó.

El senador Hernán Andrade, conservador, expresó a su vez que el actual es un momento de alegría para el país y que se debe tener la convicción de que la paz es posible: “Ahora comienza un trabajo didáctico a fondo para que el próximo 2 de octubre los colombianos le demos el visto bueno a la paz”. Y el también senador Armando Benedetti, de la U, subrayó que el mensaje que se le está enviando al mundo es que no somos tan peligrosos, como en algunas partes no han visto siempre: “Es un momento para reivindicarnos en un derecho tan fundamental como es la paz. Esto demuestra que no somos un Estado fallido, que la guerra infinita no da estabilidad social y que tenemos una nueva oportunidad para crear futuro”.

Según marco Romero, director de la Consultoría para los Derechos Humanos y el desplazamiento (Codhes), es fundamental blindar el acuerdo de paz con las Farc con una participación masiva y positiva en el plebiscito. “El proceso debe tener un blindaje político si hay una participación masiva a favor de estos acuerdos los gobiernos vana a estar obligados a implementar estos acuerdos y se va a desestimular a aquellos que pretendan estar en guerra desde la izquierda o de la derecha”. Asimismo, sostuvo que para consolidar la paz se hace necesario incrementar la presencia del Estado con instituciones y darles más oportunidades a los futuros desmovilizados, con el fin de evitar que reincidan en actos de violencia.

En la oposición uribista tampoco están quietos. Ya el excandidato presidencial del Centro Democrático Óscar Iván Zuluaga anunció que la próxima semana demandarán ante la Corte Penal Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el acto legislativo para la paz que aprobó el Congreso, con el cual se blinda y eleva a la categoría de acuerdo especial el documento final firmado entre Gobierno y guerrilla, y se le dan facultades extraordinarias al presidente para expedir decretos en aras de la implementación de los acuerdos. “Hicimos un proceso de recolección de firmas en las semanas pasadas con ese propósito, y vamos a denunciar ante la comunidad internacional los puntos que son graves en materia de violación de las mismas normas del derecho internacional (…). Aquí no se va a castigar con cárcel, como lo exige el Estatuto de Roma en su artículo 77, a quienes han cometido crímenes de lesa humanidad. El acuerdo es un fraude”. Y el uribismo iniciará además recorridos por todo el país en su campaña por el no en el plebiscito.