Renegociación o Asamblea Constituyente, las opciones para la paz con las Farc

Según expertos, esos son los caminos jurídicos que le quedan a la mesa de diálogos, luego de que el No ganara este domingo en la votación del plebiscito con el 50,23% de los votos.

La victoria del No en el plebiscito, a pesar de la escasa diferencia frente a quienes apoyaron los acuerdos, plantea un escenario inesperado. El acuerdo final de paz no fue aceptado por los colombianos y en consecuencia el presidente debe admitir que el país no está de acuerdo con lo pactado con las Farc. La pregunta obvia es: ¿se pueden renegociar el acuerdo de paz firmado el pasado 26 de septiembre?. (Lea aquí: Colombia dijo “No” al acuerdo de paz con las Farc)

Para el abogado Ramiro Bejarano, este es el peor resultado que se podía dar y el único camino es reabrir la mesa de diálogos de La Habana. Esto plantea nuevas dudas sobre cómo se reabrirá la discusión con las Farc, y cuál será la participación del Centro Democrático y los votantes del No, en este nuevo escenario.

Las especulaciones advierten que se tendría que volver a conformar el equipo negociador del Gobierno, dándoles participación a los voceros del No. La pregunta aquí es si el presidente Santos está dispuesto a darle cabida al expresidente Álvaro Uribe en la renegociación, o preferirá dar un paso al costado, al menos en la negociación de paz.

Por su parte, el exmagistrado Augusto Ibañez, manifestó que la única salida es el camino constituyente, es decir, convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, con participación de todos los sectores sociales, como desde un principio lo pidió la guerrilla y el mismo uribismo. Lo complicado es que hay temas que están andando como la dejación de armas o la entrega de menores de edad, que quedarían en suspenso. “Ahora corresponde volverse a sentar a negociar y volver a barajar las opciones. Esto no significa volver a negociar todos los puntos que ya están en el papel”, explicó Ibáñez.

El director de Dejusticia, César Rodríguez, observó que según la sentencia de la Corte Constitucional la decisión sólo tiene carácter vinculante para el Presidente de la República, lo cual implica que al menos políticamente Santos queda sin oxígeno. El Congreso o las cortes pueden entrar a llenar ese vacío pero los promotores del No y sus principales líderes, tendrán mayor injerencia para decidir el futuro inmediato del acuerdo final de paz. En otras palabras, es una reversa a todo lo que venía y un panorama político totalmente polarizado.

De otro lado, la decisión de los colombianos de no acompañar los acuerdos de paz propone un hondo impacto en el acompañamiento que había recibido la mesa de diálogos por parte de las naciones del mundo. La misión de verificación de los acuerdos que coordinaba la ONU ha quedado congelada, o por lo menos perdió el piso político para adelantar el mandato asignado. Y por tanto, la financiación de los planes para implementar el posconflicto también quedan en suspenso.

Lo cierto es que en esta situación, todo lo acordado en La Habana queda sin efecto jurídico. El trámite especial de los proyectos de ley y reformas constitucionales queda en pausa porque estaba sujeto a la aprobación popular. De todos modos, como lo deja entrever la primera declaración de las Farc, todo va a depender de las decisiones que tome el presidente Santos. Si se mantiene el cese al fuego bilateral, al menos no renacerá la guerra, y unos y otros, con los del No incluidos, tendrán la última palabra para recobrar el camino hacia la paz.

Como siempre, en el país de los abogados, en el plano jurídico se comenzarán a poner las cartas sobre la mesa y a vislumbrar los caminos políticos que salven un esfuerzo de cuatro años de negociaciones de paz y permitan que finalmente, la sociedad colombiana se unifique alrededor de un proyecto de país.