“La salida es el punto final constitucional”: Henry Acosta

Henry Acosta, quien ha sido facilitador del proceso de paz desde su fase exploratoria, hizo su lectura de la derrota en las urnas del acuerdo final. Acosta sostuvo que vamos camino a una Asamblea Nacional Constituyente y que no es posible renegociar el acuerdo final.

¿Qué panorama le queda al acuerdo de paz luego de que se perdió el plebiscito refrendatorio?

Después de oír las declaraciones del expresidente Uribe, del presidente Santos, y del comandante de las Farc, Timoleón Jiménez, uno llega a la conclusión de que los tres están por la paz, los tres están a favor de la negociación. Yo pienso que se debe retomar el acuerdo final. No para renegociarlo, porque eso es empezar de cero, sino para retomar lo que está negociado para que las tres partes lo discutan. Ampliar la representación del Estado en la mesa. Y en una mesa con representación del Gobierno, de los voceros del No y de las Farc, empezar a trabajar sobre el acuerdo que estuvo cuatro años en discusión. Habrá que agregarle los temas que el Centro Democrático logre acordar con las Farc y con el Gobierno. No quiere decir esto que las Farc o el Centro Democrático vayan a llevar sus inamovibles, porque eso no es negociar. Si van a llegar a la mesa del pacto nacional a imponer, no se va a llegar a ninguna parte.

¿Qué panorama le queda al Acuerdo de Paz luego de que perdió el plebiscito refrendatorio?

Después de oír las declaraciones del expresidente Uribe, del presidente Santos, y del comandante de las Farc, Timoleón Jiménez, uno llega a la conclusión de que los tres están por la paz, los tres están a favor de la negociación. Yo pienso que se debe retomar el acuerdo final. No para renegociarlo, porque eso es empezar de cero, sino para retomar lo que está negociado para que las tres partes lo discutan. Ampliar la representación del Estado en la mesa. Y en una mesa con representación del Gobierno, de los voceros del No y de las Farc, empezar a trabajar sobre el acuerdo que estuvo cuatro años en discusión. Habrá que agregarle los temas que el Centro Democrático logre acordar con las Farc y con el Gobierno. No quiere decir esto que las Farc o el Centro Democrático vayan a llevar sus inamovibles, porque eso no es negociar. Si van a llegar a la mesa del pacto nacional a imponer, no se va a llegar a ninguna parte.

¿Pero usted cree que el camino es el ingreso del uribismo al equipo negociador del Gobierno?

No pensaría que es integrar el equipo de paz del Gobierno, sino más bien alcanzar una representación en la mesa. Es que el que legalmente tiene facultades para negociar es el Gobierno. El detalle sobre si entran por separado o unidos no lo tengo claro, pero que en la mesa tienen que estar las tres partes, es claro. Ese es el camino para que la paz llegue a un país reconciliado y con perdón. A la mesa hay que llegar respetando la dignidad de las partes. Si uno llega a imponer y ofender, esa negociación no tiene futuro.

El No basó su campaña en el tema de la impunidad del acuerdo. ¿Cree que las Farc van a aceptar la condición de ir a la cárcel?

No, las Farc seguro les van a responder: “Listo, pagamos, pero pagamos todos. Los actores del conflicto: los militares, los empresarios, los políticos, los funcionarios públicos”. Yo pienso que aquí hay que llegar a algo que he propuesto desde hace tres años: punto final constitucional. Si aquí se sigue insistiendo en que se van a hacer unos juicios para tales y otros para aquellos, no va a haber tiempo para enjuiciar ni para sacar nada adelante. Aquí no puede quedar culebra viva: punto final constitucional para todos. Para los de los falsos positivos, para los políticos, para las Farc. Entre otras cosas, esa es una oportunidad para que entre el Eln y sacar adelante un pacto nacional con todos.

¿Ese punto final constitucional exige una constituyente?

Así tiene que ser. El blindaje jurídico y político de cualquier decisión que se tome en ese pacto nacional debe tener un candado jurídico, ya sea un plebiscito, un referendo o una asamblea nacional constituyente. Mi propuesta es que esa mesa tripartita, en la que estarían Gobierno, Centro Democrático y Farc, tiene que funcionar de manera reservada. Pero eso sí, lo único de lo que estoy seguro es de que cualquiera que sea la salida, tiene que ser convocada rápidamente. Si llegamos al segundo semestre de 2017 en esta incertidumbre, pues apague y vámonos.

Usted ha tenido interlocución con el expresidente Álvaro Uribe, con el presidente Juan Manuel Santos y con las Farc, ¿va a prestar sus servicios como mediador en este escenario?

Yo por lo pronto estaré trabajando para facilitar un buen ambiente. Nadie me lo ha pedido y ya lo estoy haciendo. No tengo afán de protagonismo, pero si puedo ayudar a que la paz se consiga, no me ahorraré nada para lograrlo. Estoy trabajando en una propuesta que en los próximos días daré a conocer.