Todo está listo para sentarse con el ELN

El proceso de paz con la segunda guerrilla del país empezará en Quito, Ecuador. La primera semana de noviembre será la primera ronda de diálogos.

Casi siete meses después de que las delegaciones de paz del Gobierno y el Eln dieran a conocer los temas de la agenda a dialogar para buscar el fin de la confrontación armada, en marzo pasado, finalmente las partes dieron ayer la noticia esperada: el 27 de octubre, en Quito (Ecuador), se instalará la mesa de negociación. Un hecho que de seguro impacta positivamente el empantanado proceso con las Farc, pues el hecho de que la perspectiva sea llegar a un acuerdo con toda la insurgencia, despeja el panorama a la hora de la implementación en los territorios y compromete al Gobierno a buscar una salida jurídica a la derrota del 2 de octubre en el plebiscito refrendatorio.(Vea el especial sobre el conflicto con el ELN)

En la declaración conjunta, realizada ayer desde Caracas (Venezuela), las partes dieron a conocer un documento con tres puntos: anuncian que la mesa de diálogos empezará la discusión con el punto sobre participación de la sociedad y, simultáneamente, trabajará en la realización de acciones humanitarias que generen un ambiente de confianza; adicionalmente, se acordó que esa guerrilla dejará en libertad, antes del 27 de octubre, a los dos civiles que aún tiene secuestrados.

De otro lado, el presidente Juan Manuel Santos, en una alocución radiotelevisada al país, celebró el anuncio y explicó que para lograrlo fue necesario que la guerrilla iniciara la liberación de los plagiados y pidió que “nunca más haya secuestrados del Eln”. De igual forma, anunció que en los próximos días dará a conocer los nombres de quienes integrarán el equipo negociador que enfrentará esta nueva etapa. Ya se sabe que Frank Pearl no va más como jefe de la delegación y para reemplazarlo suena el exvicepresidente Gustavo Bell, quien en estos años se ha desempeñado como embajador de Colombia en Cuba y ha jugado un papel crucial en el proceso de paz con las Farc.

“Somos una nación especial, que se crece ante las adversidades y sabe aprovecharlas para encontrar oportunidades. Y eso es lo que vamos a hacer ahora para conseguir que la paz –que hemos anhelado tanto, por la que hemos luchado tanto– no se nos escape de las manos. Por el contrario, saldrá fortalecida y ahora que avanzamos con el Eln, será completa”, expresó el mandatario.

Los diálogos exploratorios con el Eln se desarrollaron entre enero de 2014 y marzo de 2016 en Ecuador, Brasil y Venezuela. El resultado fue una agenda de seis puntos: participación de la sociedad; democracia para la paz; transformaciones para la paz; víctimas; fin del conflicto; e implementación de los acuerdos. Asimismo, el acuerdo contiene una serie de principios metodológicos que sientan las bases del funcionamiento de la mesa. Dice, por ejemplo, que cada delegación tendrá hasta 30 representantes y que en ella podrán participar hasta diez voceros, de los cuales, cinco son principales y los otros suplentes.

En dicho documento, que se concretó el 31 de marzo de 2016, también se informa que las sesiones se desarrollarán en cinco países: Ecuador, Venezuela, Chile, Brasil y Cuba. Y que los gobiernos de estas naciones, junto a Noruega, serán los garantes. De igual forma, la agenda determina que al final de cada ciclo, que según conoció El Espectador serán de seis semanas ininterrumpidas, se presentará un informe conjunto.

Pactada la agenda, el inicio formal de las negociaciones estuvo congelado por cuenta de los secuestros extorsivos realizados por la organización. Ante lo cual, el propio presidente Santos advirtió que si no liberaban a los plagiados y se le ponía fin a dicha práctica, la mesa no se instalaría. Esto tuvo en vilo el proceso, pero finalmente el Eln cedió y liberó a varias de las personas. En los últimos quince días fueron liberados en Arauca Diego José Ulloque, un joven empresario de la región; Fabio León Ardila, exalcalde de Charalá (Santander), y Nelson Alejandro Alarcón.

Aunque se dice que aún tienen más civiles en cautiverio, los gestos demuestran la disposición de paz del Eln. Incluso, el hecho de que las liberaciones se produjeran en Arauca da un mensaje claro. Mucho se rumoró acerca de que dentro de esa guerrilla había una división y que Gustavo Aníbal Giraldo, alias Pablito, comandante del Frente Domingo Laín, se oponía a iniciar conversaciones con el Gobierno. Sin embargo, los analistas coinciden en que estos hechos dan señales de que el Eln está unido y listo para la paz.

No fue fácil llegar a este punto. A principios de año, mientras en La Habana la mesa de diálogos con las Farc avanzaba a toda marcha hacia el acuerdo final, el proceso con el Eln no despegaba. Por esos días rodó la información de que la agenda de diálogos estaba pactada y que el inconveniente era la sede donde funcionaría. Se dijo en ese momento que ese grupo guerrillero pedía que la mesa se instalara en Venezuela, ya que este país acogió la fase exploratoria y los primeros contactos se dieron en torno al fallecido presidente Hugo Chávez.

A finales de marzo salió humo blanco de Caracas y en una rueda de prensa las partes dieron a conocer la agenda de negociación e informaron que muy pronto se conocería la fecha de instalación. Pero la guerra embolató el anuncio de paz. Y en algún momento se creyó que la liberación del empresario Ramón Cabrales, otro de sus secuestrados, era un gesto de buena voluntad. Pero resultó ser no un gesto de paz, sino el pago del secuestro. También vinieron las presiones para que liberaran al excongresista Odín Sánchez Montes de Oca, quien permanece en cautiverio desde abril de este año (se dice que será liberado en próximas horas).

Eso hundió la mesa en una compleja situación. Tan delicado estuvo el proceso, que el presidente Santos tuvo que replantear el equipo negociador. Frank Pearl, quien encabezaba la delegación, tuvo que dedicarse a los diálogos de La Habana y en su reemplazo entró Mauricio Rodríguez, exembajador y cuñado del jefe de Estado. Lo acompañaron el general (r) Eduardo Herrera, el excomisionado de Paz José Noé Ríos y Jaime Avendaño. Y estos fueron los que ayer aparecieron en la foto. Ahora solo resta esperar la instalación de la mesa el 27. Luego, en la primera semana de noviembre se realizará el primer ciclo de conversaciones.

[email protected]