Tras dos meses de secuestro, disidencia de las Farc libera a empleado de la ONU

Herledy López Hernández, funcionario de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), fue plagiado el pasado 3 de mayo por el frente 1º en zona rural del departamento de Guaviare.

Una de las vallas publicitarias de la disidencia de las Farc en la vereda La Paz, en Guaviare. /Cortesía

Luego de permanecer dos meses retenido, el Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Defensa, confirmó este miércoles que fue liberado Herledy López Hernández, el funcionario de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), que fue plagiado por la disidencia de las Farc en Guaviare a principios de mayo pasado.

La liberación fue confirmada por el Sistema de las Naciones Unidas en Colombia, que agradeció el trabajo de las autoridades nacionales, la comisión de líderes comunitarios y las organizaciones encabezaron conjuntamente con las Naciones Unidas para asegurar su regreso a la vida civil.

“El bienestar y la seguridad de nuestro colega y su familia continúan siendo una prioridad, por lo que agradecemos el respeto a su privacidad, de manera que tenga el espacio para ser atendido en las dimensiones necesarias para asegurar el efectivo retorno al lado de su familia y a sus actividades cotidianas”, sostuvo el organismo.

La ONU reiteró su compromiso con la construcción de paz en Colombia y señaló que continuará trabajando para “consolidar el pleno ejercicio de los derechos humanos, el desarrollo sostenible y la paz duradera”.

La liberación de López también fue celebrada por el ministro de Interior, Guillermo Rivera, quien aseguró que "Nos alegra mucho que haya quedado en libertad este contratista de las Naciones Unidas. El secuestro es una conducta completamente reprochable, el Gobierno la ha venido rechazando sistemáticamente, recuerden que para iniciar el proceso de paz que ya concluyó con las Farc la condición fue que renunciaran públicamente al secuestro, lo mismo con el ELN".

López Hernández fue secuestrado en la tarde del pasado miércoles 3 de mayo en una zona de la inspección de Barranquillita, a dos horas de Miraflores, en el departamento de Guaviare. De lo sucedido ese día se conocen más detalles por versiones extraoficiales de testigos que por información proveniente de las autoridades. (Lea: En Guaviare sigue reinando la ley del monte)

Se sabe, por ejemplo, que la caravana en la que viajaba —con una comitiva de 15 personas— fue interceptada por un grupo de hombres de la disidencia del frente 1º de las Farc, que los hombres armados obligaron a los ocupantes del vehículo a descender del mismo y que luego les impartieron la orden de permanecer en el lugar por cerca de dos horas mientras se llevaban a la víctima.

El caso tiene varios agravantes y una particularidad. López es funcionario de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc, y fue retenido momentos después de que asistiera a una reunión de socialización del Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito en la que habían estado presentes cerca de 400 personas.

Era la primera de cuatro asambleas programadas para trabajar con las comunidades en la puesta en marcha del proyecto que hace parte de la implementación del punto 4 del Acuerdo de Paz, referente a la solución del problema de las drogas. A eso se suma que el secuestro ocurrió pocas horas antes de que llegara al país la delegación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en una visita oficial que tenía como propósito conocer de primera mano los avances en la implementación del proceso de paz. (Lea: “Es un hecho cobarde”: Consejo de Seguridad de la ONU sobre secuestro de delegado)

Tras la retención, en su momento la disidencia de las Farc advirtió que la vida del empleado “podría estar en riesgo” por cuenta de operaciones militares que se desarrollaban en la región para dar con su liberación. La disidencia condicionaba la liberación a la elaboración de un “plan de desarrollo integral” por parte del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, el cual permita solucionar el problema social y económico de los campesinos cultivadores de coca.

Tal proyecto, dice el Frente Primero, debería estar ideado de tal manera que “satisfaga las necesidades de los campesinos y cultivadores de hoja de coca, antes que cualquier intento de erradicación para que el campesinado pueda desistir de dichos cultivos de manera gradual”. (Lea: Las condiciones de la disidencia de las Farc para liberar a funcionario de ONU)

Sobre las circunstancias del secuestro la disidencia manifestó que el funcionario “se encontraba persuadiendo y engañando a los campesinos que tienen como sustento familiar los cultivos de coca”. Aunque el Frente Primero sostenía que su voluntad y “deber revolucionario” era mantener a Herley López en las mejores condiciones posibles, su bienestar y su vida dependían del presidente Juan Manuel Santos, del Gobierno y las Fuerzas Armadas.