'Trinidad': ¿el primer reinsertado del proceso?

El regreso del extradidato jefe guerrillero se daría a finales de noviembre y estaría condicionado al avance de los diálogos de paz.

El jueves, en la instalación de los diálogos en Oslo, el jefe negociador de las Farc, ‘Iván Márquez’, retiró de la mesa central el cartel que tenía su nombre e improvisó uno con el de ‘Simón Trinidad’, hoy preso en Estados Unidos.
El jueves, en la instalación de los diálogos en Oslo, el jefe negociador de las Farc, ‘Iván Márquez’, retiró de la mesa central el cartel que tenía su nombre e improvisó uno con el de ‘Simón Trinidad’, hoy preso en Estados Unidos.Edwin Gutiérrez - Canal RCN

Desde un comienzo, cuando el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc destaparon ante el país y el mundo sus acercamientos tendientes a formalizar un proceso de negociación encaminado a ponerle fin al conflicto armado interno, quedó claro que la participación de Ricardo Palmera, alias Simón Trinidad —preso actualmente en Estados Unidos donde paga una condena de 60 años—, era fundamental para la guerrilla.

Así lo ratificó el mismo Iván Márquez el jueves pasado en Oslo, cuando como vocero del equipo negociador del grupo guerrillero en la instalación formal de los diálogos dijo: “Nosotros pensamos que es importante su presencia en este escenario donde las Farc se la van a jugar toda por la paz de Colombia”.

Y aunque en un principio hasta el mismo Santos había dicho que “el proceso tiene que ser realista”, refiriéndose a la casi imposible presencia de Trinidad en la mesa de negociación de La Habana, hoy se sabe que los contactos con el gobierno de Estados Unidos para que eso se dé están muy avanzados, que el tema va más allá de su intervención de manera virtual o por teleconferencia —como lo plantearon el fiscal general, Eduardo Montealegre, y el Consejo Superior de la Judicatura— y que el paso que se podría dar sería el de la repatriación del jefe guerrillero.

Su regreso se daría en la segunda quincena de noviembre y la idea, conoció El Espectador, es que si las negociaciones de paz con las Farc avanzan positivamente y se logran acuerdos concretos para su desmovilización, Simón Trinidad se convierta en el primer reinsertado del proceso para hacer política y asuma los compromisos de no volver a delinquir y, seguramente, de colaborar en cuanto a la verdad, la justicia y la reparación.

Y algo más: Nayibe Rojas Cabrera, alias Sonia, jefe de finanzas del bloque Sur y quien también está detenida en Estados Unidos, también sería repatriada. Lo que se dice es que algunas organizaciones no gubernamentales estarían asesorando a los abogados de Trinidad y gestionando todo lo concerniente a su regreso para que se vincule a la mesa de diálogos en Cuba.

Eso sí, el gobierno de Barack Obama tiene claro que no va a pronunciarse hasta tanto se resuelva el asunto de las elecciones presidenciales en su país, programadas para el 6 de noviembre. Sin embargo, una reciente declaración de la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, da algunas luces al respecto: “Tendría que ser un tema de discusión con el Gobierno de Colombia en la media que esto avance”, le dijo al diario El Tiempo, sin negar ni confirmar si Washington permitirá la repatriación de Trinidad.

En Colombia, si bien el Gobierno ha avanzado y ha hecho las gestiones correspondientes, voceros cercanos a la Casa de Nariño le dijeron también a este diario que no es un tema fácil y que hasta ahora se trata sólo de una posibilidad. De allí la respuesta que diera Humberto de la Calle en la rueda de prensa posterior a la instalación del proceso de paz en Oslo, cuando le preguntaron por el caso Simón Trinidad: “No está en discusión, es un hecho que no corresponde ni pertenece al Gobierno colombiano (...) esa posibilidad no está siendo contemplada”.