20 de julio, ¿la fecha de la paz?

Nuevamente el presidente Juan Manuel Santos fijó una fecha límite para la firma de los acuerdos de paz con las Farc.

Pese a que hace algunos meses había dicho que no volvería a hablar de fechas para la firma de la paz con las Farc, pues cada vez que lo hacía se le devolvía como un bumerán -tal y como sucedió cuando dijo que el 23 de marzo sería el límite-, el presidente Juan Manuel Santos se atrevió nuevamente a fijar un plazo para la concreción de un acuerdo definitivo: el próximo 20 de julio. (Lea: 20 de julio, nueva fecha límite para firma de acuerdos de paz)

“Creo que ya para el 20 de julio habremos podido cerrar las negociaciones en La Habana y ahí entrar a una etapa nueva para el país. Ojalá que la Corte Constitucional apruebe pronto el plebiscito, de manera que ahí tendremos un reto muy importante”, dijo el jefe de Estado anoche, en una reunión con congresistas de la Unidad Nacional.

La declaración se da a las puertas de la reanudación mañana del ciclo 50 de diálogos en Cuba, con un objetivo claro: concretar el acuerdo sobre el cese bilateral y definitivo del fuego y de hostilidades. Un ciclo que debió haberse iniciado ayer, pero las sesiones de consultas entre el equipo negociador del Gobierno y los asesores obligó a correrlo dos días.

Precisamente ayer, el jefe de Estado convocó al Consejo Nacional de Paz para conocer las opiniones de sus integrantes respecto a dos temas fundamentales: las zonas de concentración y la dejación de las armas por parte de las Farc. Los rumores crecen y hay quienes dicen que en el transcurso de esta semana (entre jueves y viernes) se puede dar “humo blanco”.

Según conoció El Espectador, uno de los aspectos que tiene frenado el anuncio es el de las zonas de concentración, pues las diferencias entre las propuestas de una y otra parte es de más de 10 zonas. Por otra parte, la mesa de diálogos espera en este ciclo recibir a la delegación étnica de representantes de indígenas y afros, donde han surgido problemas por parte de algunos sectores. El Espacio Nacional de Consulta Previa -que representa a las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras- rechazó la invitación, y la reunión aún está por definirse.