Las antioqueñas del Senado

Se destacan en los campos del derecho, empresarial y politología.

Sofía Gaviría, senadora liberal. Olga Suárez, del Partido Conservador. Ana Mercedes Gómez, del Centro Democrático. / Fotos: Luis Benavides

Olga Suárez Mira, reelegida

Olga Suárez Mira llegó al Senado de la República para el período 2010-2014 como la senadora por el Partido Conservador más votada del país, con 122.000 sufragios.

Es hermana de Óscar Suárez Mira, quien fue alcalde de Bello, Antioquia, y condenado a nueve años de cárcel por parapolítica.

Durante el anterior período legislativo fue autora de 23 proyectos de ley, según veeduría hecha por Congreso Visible, además de ponente de la ley antimatoneo.

Es abogada y especialista en derecho administrativo de la U. de Medellín y magíster en estudios políticos de la Pontificia U. Bolivariana.

Sofía Gaviria, liberal

Sofía Gaviria Correa es politóloga de la U. de los Andes, hermana del actual alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria Correa, hija del empresario y político liberal Guillermo Gaviria Echeverri y la primera mujer de la familia en entrar a la política.

Su hermano mayor, Guillermo Gaviria Correa, fue gobernador de Antioquia hasta que las Farc lo secuestraron y asesinaron en 2003.

Las propuestas que lleva al Senado giran en torno a la nutrición asegurada para los menores de 14 años, que las personas en condición de discapacidad y de la tercera edad de estratos 1 y 2 reciban un salario mínimo por parte del Estado y los jóvenes del país tengan acceso gratuito a educación superior a través de internet.

Ana M. Gómez, por el Centro Democrático

Empresaria de los medios de comunicación, ejerció el oficio durante más de tres décadas y fue directora de ‘El Colombiano’, diario de su familia.
Ha militado en el Partido Conservador y es cercana al expresidente Álvaro Uribe, a quien apoyó durante sus dos mandatos y hoy acompaña en su llegada al Senado.

Las propuestas que impulsó durante su campaña fueron: “Calidad de la educación con jornada de ocho horas que incluya deportes y artes. Mejor remuneración para maestros con vocación y conciencia del ejemplo. Paz en Colombia sin impunidad para violadores del derecho internacional humanitario. Generosidad con guerrilleros rasos para reinsertarlos a la comunidad y tratamiento para drogadictos, prevención para los niños y jóvenes y cárcel para los microtraficantes”.