Lula conversó por teléfono con Santos para 'calmar los ánimos'

El Mandatario brasileño consideró que fue un diálogo positivo en la ayuda de la distención regional.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, conversó el viernes por teléfono con el mandatario electo de Colombia, Juan Manuel Santos, contacto que ayudó a preparar un proceso de reducción de las tensiones por la crisis colombo-venezolana, afirmaron fuentes oficiales.

"Lula conversó con Santos y, aunque no dio detalles de lo abordado, dijo que considera que fue una conversación bastante positiva y que ayudó en esa preparación para una distensión del escenario", afirmó Marcelo Baumbach, portavoz de la Presidencia brasileña, en una rueda de prensa.

Según Baumbach, Lula "quedó satisfecho" con el diálogo. "La conversación fue bastante positiva y puede ayudar bastante en la reducción de las tensiones", agregó el funcionario.

Baumbach aclaró que Lula tenía previsto conversar con Santos desde hacía algunos días, pero no había conseguido hacerlo por problemas de agenda, hasta que "finalmente hoy (viernes) hubo esa posibilidad".

En cuanto a la fuerte declaración en la que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, cuestionó a Lula por supuestamente haberse referido a la actual crisis entre Colombia y Venezuela como "un caso de asuntos personales", el portavoz dijo que el jefe de Estado de Brasil considera el caso superado.

"Lula considera que ese episodio ya está superado. No comentó ni comentará esas declaraciones", afirmó.

El mandatario ya había dicho la víspera, también por intermedio de su portavoz, que no consideraba apropiado responder al pronunciamiento de Uribe.

En un comunicado divulgado ayer por el Gobierno colombiano, Uribe "deploró" que Lula, "con quien hemos cultivado las mejores relaciones, se refiera a nuestra situación con la República Bolivariana de Venezuela como si fuese un caso de asuntos personales".

El texto agregó que Brasil ignora así la "amenaza que para Colombia y el continente representa la presencia de los terroristas de las FARC" en Venezuela, y subraya que Lula "desconoce" los esfuerzos del Gobierno de Uribe "para buscar soluciones a través del diálogo" con su país vecino.

Baumbach reiteró que Lula está dispuesto a actuar como mediador en el conflicto y a conversar con todas las partes, pero por ahora no tiene previsto ninguna otra conversación hasta las que tendrá durante el viaje que realizará la próxima semana a Venezuela y Colombia.

"El viaje está confirmado, pero no tenemos todos los detalles del programa", dijo el portavoz al ser interrogado sobre si después del comunicado de ayer de la Casa de Nariño, Lula asistiría a una cena que Uribe ofrecerá el 6 de agosto.

El viaje prevé una visita a Caracas el 6 de agosto durante la que Lula se reunirá con el presidente venezolano, Hugo Chávez; la participación en la cena con Uribe esa misma noche en Bogotá y la asistencia a la toma de posesión de Santos como nuevo presidente de Colombia el 7 de agosto.

La crisis comenzó hace una semana con la decisión de Venezuela de romper relaciones luego de que Colombia denunciara ante la OEA la supuesta presencia de guerrilleros de las Farc y del Eln en territorio venezolano.