Procurador admite que "fiesta taurina es acto civilizador"

Dijo que "el toro está ordenado a morir en la lidia".

El procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, salió este lunes en defensa de las corridas de toros y de la misma ‘fiesta brava’.

Ordóñez consideró éste un “acto civilizador, que es la confrontación entre la razón y la fuerza, en la cual sale triunfadora la razón”.

“El sufrimiento del toro debe entenderse dentro de su naturaleza…el toro es un guerrero y su naturaleza lo ordena a morir en la lidia y por eso es que se puede pensar que sufriría más en un matadero que muriendo en el escenario de las plazas; el toro está ordenado a morir en la lidia”, señaló en entrevista con La FM.

A nadie se le obliga a asistir pero debe respetarse a las personas que dentro de sus tradiciones culturales van a las corridas”, agregó.

En el mismo sentido, el procurador admitió que “me gusta asistir a las corridas de toros desde mi infancia pero no lo hago con asiduidad por falta de tiempo”.

En ejercicio de sus funciones, Ordóñez conceptuó ante la Corte Constitucional en un proyecto de ley en defensa de los animales y señaló que debía continuar la ‘fiesta brava’.

Al hablar del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, Ordóñez cree que el mandatario “exageró” en su decisión de buscar la prohibición de las corridas de toros.

Ojalá su defensa de la vida le permita ser coherente y defender la vida humana en el seno de la madre”, dijo.

La idea de Petro

"En campaña electoral dijimos que no nos parecía conveniente que en Bogotá se desarrollarán espectáculos alrededor de la muerte, y en esa medida, nosotros hemos decidido no asumir el derecho del palco en la plaza de toros", dijo el alcalde de la capital de la República, Gustavo Petro, en rechazó las corridas de toros en la ciudad.

El burgomaestre manifestó en enero que quiere iniciar una negociación con la Corporación Taurina de Bogotá, con el fin de modificar las circunstancias que hacen de las corridas de toros un espectáculo alrededor de la muerte.

"Queremos un diálogo franco, ahí hay un espacio público que es la Plaza de Toros que debería tener una utilización múltiple en la cultura de la ciudad pero que debería cerrarse a cualquier posibilidad de espectáculo alrededor de la muerte, todos los espectáculos, la cultura, el arte alrededor de la vida bienvenida, pero no la que se construye a través de la muerte de animales o de seres humanos", señaló.