Uribe habló en Argentina de la 'transformación de Colombia' en su gobierno

El exmandatario les pidió a sus críticos 'hacer memoria' y alabó en el acto 'su' modelo de seguridad democrática.

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez cuestionó en Buenos Aires la "falta de austeridad" en América Latina y pidió "memoria" a sus detractores, durante un acto en el que evitó referirse al artefacto explosivo localizado en vísperas de su presentación en un teatro porteño.

A lo largo de una exposición sin sobresaltos, Uribe evitó aludir al incidente de este martes, cuando miembros de las fuerzas de seguridad de Argentina desactivaron un artefacto explosivo programado para explotar durante la charla del exmandatario en el teatro Gran Rex, en el centro de Buenos Aires.

Uribe optó por hacer un repaso de su gobierno (2002-2010) y de su "modelo de seguridad democrática", mientras en las inmediaciones a la sala se realizaba una protesta en contra de su visita.

"En América Latina tenemos ventajas y riesgos. No podemos depender de la economía de 'commodities' (materias primas). Hay que combinarla con conocimiento. Además, los estados viven con ideas de abundancia y falta austeridad", subrayó Uribe durante el simposio "WOM Leadership 2012".

Rodeado por un fuerte operativo de seguridad, que incluyó decenas de miembros de la Policía en los alrededores del teatro, el exjefe de Estado también insistió en que en las últimas décadas el gran enemigo de Colombia "ha sido el narcotráfico", y consideró que las Farc se erigieron como "el cartel de las drogas ilícitas más poderoso del mundo".

Durante su exposición sobre la "transformación de Colombia", Uribe resaltó además el proyecto de seguridad de su gestión y reiteró que la lucha contra las drogas fue "implacable" en su gobierno, en el que "se desmovilizaron 18.000 guerrilleros y 35.000 paramilitares", destacó.

"Cuando se escucha a algunos ciudadanos que me acusan de paramilitar ¿por qué no acusan la memoria? Los catorce líderes más importantes del paramilitarismo están extraditados en cárceles de Estados Unidos", subrayó Uribe, mientras a metros del teatro se desarrollaba la protesta en su contra.

La manifestación fue protagonizada por decenas de colombianos residentes en Buenos Aires, apoyados por estudiantes y grupos de izquierda, en rechazo a la presencia del expresidente, al que acusan de ser causante durante su mandato de más de "62.000 desapariciones" y "alrededor de 3.000 ejecuciones extrajudiciales".

"Estamos convocando una actividad en rechazo a la presencia de Uribe porque consideramos que fue una figura nefasta para Colombia", dijo a Efe David Zúñiga, de la Asamblea de Estudiantes Colombianos en Argentina.

La protesta finalizó sin inconvenientes y no afectó el desarrollo del simposio, en el que Uribe también evitó referirse a su polémica con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, a quien acusó este lunes de "arrogante" y de imponer la "impunidad" en su país.

En su exposición, el exmandatario también calificó como "un fracaso" al Gobierno de Cuba, que "inicialmente ha vivido del subsidio soviético y, después, del venezolano".

Consideró además necesario que los países tengan con las empresas una política "amable y no hostil".

"Si cuando despierta el presidente colombiano a la mañana los ciudadanos están esperando a ver qué confiscación va a anunciar, no se construye", opinó el exmandatario ante los asistentes al simposio sobre liderazgo, que incluso se animaron a bromear por lo bajo sobre el hallazgo del explosivo.

El artefacto fue encontrado este martes por un operario de control y mantenimiento de la sala, que dio aviso a la Policía.

"Es un hecho muy grave. Con la fortuna de Dios no se han operado las consecuencias, que hubieran sido absolutamente impredecibles", dijo a la prensa el juez que interviene en el caso, Norberto Oyarbide, tras inspeccionar el teatro.

El magistrado señaló que la bomba estaba diseñada para explotar este miércoles a las 2:30 p.m. (hora colombiana), durante la charla de Uribe en el simposio.

Sin embargo, horas después el portavoz de la Policía, Néstor Rodríguez, aseguró que el artefacto "tiene las características de una bomba de estruendo" con "un efecto mecánico de escasa importancia".

"Aparece una versión policial dando cuenta de que (el material) era una bombita de olor. Estoy en un estado de confusión que perdura hasta este momento", dijo Oyarbide.