Matrimonio gay: sigue el debate

Corte Constitucional le responde al procurador y reafirma: parejas del mismo sexo constituyen familia.

El senador de la U Armando Benedetti.
El senador de la U Armando Benedetti.

Nuevamente el debate sobre el matrimonio entre parejas del mismo sexo se pone sobre la mesa y a nueve días de que el Congreso reinicie labores, promete ser más enérgico que nunca, ante el activismo que han asegurado en orillas opuestas sus impulsores y opositores. Ayer la Corte Constitucional reiteró que las parejas del mismo sexo constituyen familia, concepto dado al resolver una solicitud de la Procuraduría de nulidad de los derechos pensionales de sobrevivencia de parejas homosexuales.

Una batalla perdida del procurador Alejandro Ordóñez, quien desde un comienzo se ha opuesto a la equidad de derechos jurídicos de la comunidad LGTBI. Para el alto tribunal, los derechos reconocidos a las parejas del mismo sexo son inmodificables por haber hecho tránsito a cosa juzgada. De paso, le advirtió al procurador que con su solicitud de nulidad está expresando su desacuerdo con reglas fijadas para proteger los derechos de estos ciudadanos.

Conocida esta postura, la Iglesia católica salió a reiterar su férrea oposición. Monseñor Juan Vicente Córdoba, presidente de la Comisión de Vida de la Conferencia Episcopal, aseguró que la Corte Constitucional se extralimitó al darles el estatus de familia a las parejas del mismo sexo, porque este reconocimiento es el primer cimiento para que reclamen el derecho a la adopción.

“La Corte no está hecha para hacer leyes, sino para proteger la Constitución, que en su artículo 42 dice que en Colombia la familia está constituida por hombre y mujer. Este es el primer paso de la adopción. La Corte debe proteger los derechos de los niños y si perdieron a su papá y a su mamá, el derecho es que les devuelvan un papá y una mamá, no dos mamás o dos papás”, indicó.

Por su parte, el senador Armando Benedetti, autor del proyecto de matrimonio para parejas del mismo sexo, que tendrá su segundo de cuatro debates en el semestre legislativo que inicia, le respondió a monseñor Córdoba recordando que la Corte instó al Congreso a legislar sobre la materia, pero esto no quiere decir que si no se toma una decisión se modifique el concepto de familia que existe en la Constitución: “No es cierto que el núcleo familiar esté conformado por un hombre y una mujer. Piense usted en las madres cabeza de hogar o los viudos. ¿Eso acaso no es un núcleo familiar?”, dijo.

Para Benedetti, no se trata de legislar en favor de la comunidad LGBTI particularmente, sino en favor de las minorías en general. “El debate pretende llevar a Colombia hacia una sociedad incluyente e igualitaria. Los derechos de las minorías son una obligación del Estado”, agregó.

La declaración se conoció el mismo día que en la Universidad Javeriana de Bogotá se realizó un foro en el que se analizó la positiva experiencia que han tenido España y México tras la aprobación del matrimonio igualitario. Pedro Zerolo, exconcejal del Ayuntamiento de Madrid, señaló que desde 2005, con la aprobación de este derecho, se ha avanzado hacia una sociedad más igualitaria e incluyente en el país ibérico.

Un debate que se da a sólo tres meses para que se venza el plazo que la Corte Constitucional le dio al Congreso cuando lo exhortó a legislar sobre el reconocimiento de las uniones homosexuales. La jurisprudencia del alto tribunal es clara: si el 20 de junio de 2013 no se ha legislado, las parejas del mismo sexo podrán ir ante un notario y, con la misma solemnidad del matrimonio, establecer un vínculo, con consecuencias similares, que ponga fin al vacío y la inequidad jurídica que hay sobre la materia.