Publicidad
Política 16 Jun 2013 - 9:00 pm

Cara a cara con Horacio Serpa

"Para un Centro Democrático, habrá un liberalismo fortalecido"

En julio decidirá si aspira al Senado, aunque dice estar entusiasmado con la idea. Hace un llamado a la reunificación liberal y cree que el próximo Congreso será el de la paz.

Por: Alfredo Molano Jimeno
  • 16Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-428181-un-centro-democratico-habra-un-liberalismo-fortalecido
    http://tinyurl.com/n7vkv6a
  • 0
Según Horacio Serpa, el expresidente Andrés Pastrana debería decir de una vez que no está de acuerdo con el proceso de paz del gobierno Santos, en vez de dedicarse a atacarlo por todo. / Luis Ángel - El Espectador

Aunque no lo acepta todavía, todo apunta a que Horacio Serpa será la cabeza de lista del Partido Liberal al Senado en 2014. A sus 70 años de edad y siendo un político curtido en mil batallas en el sector público —donde ha sido juez municipal, alcalde, procurador general, negociador con los grupos ilegales, congresista, embajador, gobernador y candidato presidencial— dice tener las fuerzas y el entusiasmo para volver al Legislativo a trabajar por la paz. En diálogo con El Espectador, habla de todo: del camino que, cree, debe tomar el liberalismo, de la actualidad política nacional, incluyendo la revocatoria al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, y claro, de la paz.

Hay muchas especulaciones: ¿al fin cuál será su papel en la próxima contienda electoral a Presidencia y Congreso?

En lo que tiene que ver con la cuestión presidencial, aspiro a que el liberalismo examine internamente la posibilidad de respaldar la reelección del presidente Santos, quien está haciendo un gobierno de talante liberal: abrió el país, restableció las malogradas relaciones internacionales, propuso una reforma de tierras y tuvo el valor de iniciar un proceso de paz. Sobre el Congreso, me estoy entusiasmando a ver si aspiro al Senado.

¿Va a ser entonces la cabeza de lista al Senado del Partido Liberal?

Esa decisión es de la dirección del partido y no he hablado sobre el particular. En cuanto a lo personal, si bien estoy convencido de que sería una buena opción para trabajar por el país, por la paz y por el liberalismo, no he dado el paso de decirlo públicamente porque estoy haciendo consultas con amigos. Estoy seguro de que el próximo será el Congreso de la paz.

¿Y cuándo va a tomar la decisión?

Me estoy tomando este mes. Ya he hecho algunas diligencias en Santander y en Bogotá con políticos, intelectuales y analistas.

¿Cómo se imagina un Congreso compartido con el expresidente Uribe?

Ojalá que asuma esa responsabilidad. Con él se tienen opiniones contrarias, pero hay que reconocer que ha sido coherente en sus ideas. Si los dos llegáramos al Congreso y se lograra un acuerdo con las Farc —y ojalá también con el Eln—, habría debates muy interesantes. Para un orador habrá otros oradores y para un Centro Democrático habrá un liberalismo fortalecido. Yo iría al Congreso a defender el proceso de paz y a ser partícipe de una acción de orden nacional para crearle condiciones a la reconciliación. Este proceso de paz tiene que servir de impulso para todas las reformas políticas, económicas y sociales que necesita Colombia.

Hablando del Partido Liberal, dicen que internamente se impuso el gavirismo sobre el samperismo...

A los partidos hay que quitarles los ismos. Lo que importan son las ideas y los proyectos. Yo me identifico con el liberalismo social y, reconociendo que se está en una etapa de recuperación, sé que hay más liberalismo que partido. Por eso le hago un llamado a los auténticos liberales y social-demócratas, para que tomemos la decisión de reinventar la actividad política y le busquemos nuevos destinos al país. No es una aspiración por egoísmo o interés personal. Colombia necesita que los que tengamos capacidad de pensar —jóvenes o veteranos— nos la juguemos por ella, y no que nos echemos a descansar.

¿Usted se siente cómodo con la dirección de Simón Gaviria en el partido?

Sí. No he tenido ninguna dificultad y he estado en la militancia. Reconozco que se han hecho cosas interesantes, pero extraño mucho el debate. Eso lo he conversado con él y creo que llegó la hora de convocar a otros sectores que son liberales en esencia, pero que se han ido retirando del partido.

O sea, la tan soñada reunificación liberal...

Hay que juntar todas las expresiones. Carlos Lleras Restrepo dijo que el Partido Liberal era una reunión de matices políticos de izquierda. Eso no es exactamente cierto: hay unos sectores de centro que coinciden con nosotros en conceptos democráticos. Por ejemplo, debemos hacer grandes reformas, respetando los derechos adquiridos, la inversión extranjera y la propiedad, pero modificando el modelo para que el crecimiento económico no sea sólo una cifra o acumulación de riqueza, sino disminución de la pobreza.

En ese llamado a quienes se han alejado, ¿cabe Piedad Córdoba?

Es una representante de la izquierda liberal, que le ha tenido que poner la cara a muchas dificultades, pero que sigue luchando por la paz y la equidad. Hay que ver qué decisión toma. La última vez que hablamos estaba muy entusiasmada, me dijo que seguía siendo liberal, que se sentía excluida y que ella —con Poder Ciudadano— abandera una corriente de izquierda democrática. Ojalá que eso se pueda lograr, pero si ella prefiere dar su lucha por fuera del partido hay que respetar esa decisión.

¿Usted cree, como dicen algunos, que Germán Vargas Lleras traicionará tarde o temprano al presidente Santos?

No veo eso. Los veo unidos. A Vargas Lleras le fue bien en los ministerios y ha recibido el cometido de parte de Santos para que sea el coordinador de su campaña. La reelección del presidente está cantada, o por lo menos su intención. Vargas Lleras es la reserva para 2018.

¿Le ve opción a los candidatos por el Centro Democrático?

Carlos Holmes, que estuvo bebiendo en las canteras del samperismo (risas). Es muy difícil sobresalir políticamente si al lado está una persona con tanto liderazgo y tanta cauda como Uribe. Mientras estos amigos, que son todos competentes y hábiles, estén saliendo en todas partes con el expresidente, la gente lo va a mirar a él.

¿Y los conservadores qué?

Algunos no se sienten muy contentos con Santos, porque dicen que no han tenido el mismo tratamiento que con Uribe. Dicen que van a presentar candidato presidencial, al menos para la primera vuelta, y quienes conocemos a Ómar Yepes, el recién posesionado presidente del partido, pensamos que es una iniciativa de él. Van a tener que hacer un esfuerzo grande para mantener la misma representación que hoy tienen en el Congreso.

¿Qué piensa de la revocatoria al alcalde Gustavo Petro?

Tengo que aclarar que no soy petrista, ni de los Progresistas, ni tengo cuotas de poder en el Distrito. Me parece un atropello el cuento de la revocatoria. Se está tratando de sacar adelante un criterio politiquero y revanchista para sacar de la Alcaldía a una persona que se la ganó legítimamente. No aprendemos a ser demócratas en este país: Petro les ganó, ¿por qué no se unieron antes para vencerlo en las urnas?

¿Cree que está gobernando bien?

¿Quién dice que lo está haciendo mal? ¿Sus detractores? ¿No será que Petro es diferente y no estamos acostumbrados a ver a gente que piensa distinto? Yo veo que en Bogotá están las cifras de desempleo más bajas de Colombia, el PIB per cápita más alto y un crecimiento económico sobresaliente, que el tema de violencia ha mejorado y que en educación y salud se están dando buenos informes. ¿Eso no cuenta? ¿Sólo lo de las basuras? Y hay algo que se debe tener en cuenta: Petro denunció la corrupción en la ciudad. Lo que más vale en este momento en la política es la transparencia, y él la tiene. No le hagan más daño a Bogotá, dejen que trabaje y termine su período.

¿Ve cálculo político de Miguel Gómez?

Revanchismos políticos. Aquí hay gente a la que no le gusta ver el éxito de los demás y tiene unos atavismos políticos extraordinarios. Buscan destruir lo que se construye. Y además veo algo muy irregular: ¿cómo así que si la ley dice que hay que recoger determinado número de firmas uno va y contrata a una empresa para que le dé el número de firmas?

Hablemos de la paz. ¿Cómo ve el proceso de La Habana? ¿Es posible un acuerdo?

Me impresionó mucho que el Gobierno y las Farc hablaran durante un año sin que se hiciera público. Eso habla de que es un proceso serio y veo que se tiene una agenda viable. En ninguno de los procesos de paz —y he estado en todos— se logró un solo acuerdo, y aquí ya se alcanzó uno sobre el tema rural. Eso es un avance. Hay quienes han dicho de todo, han sembrado desconfianzas, pero sigue avanzando.

¿Ve en el procurador Ordóñez a uno de los grandes enemigos del proceso de paz?

Tiene el mismo discurso de Uribe, pero conociéndolo como jurista y santandereano tengo la seguridad que no va a utilizar su condición de procurador para imponer sus criterios personales o políticos sobre el ordenamiento jurídico y el interés nacional. Los colombianos tenemos un interés en la paz y él es el representante de la sociedad.

¿Qué pasa con el proceso de paz con el Eln, que no arranca?

El mismo Gobierno ha dicho que llegará el momento de iniciar conversaciones y Gabino dice que están listos para iniciar un proceso. Lo que falta es que se junten el hambre y las ganas de comer, y eso debe ocurrir pronto. Pido actos de paz, y uno sería poner en libertad al canadiense. No es un espía ni el dueño de una multinacional. Suéltenlo sin condiciones, que eso va a servir bastante para que el presidente Santos dé un paso en ese proceso.

¿Usted parece creer que va a haber paz?

Si, y más pronto que tarde. Me da risa a veces —y me molesta en ocasiones— que aquí todo el mundo quiere la paz, pero muchos le ponen inconvenientes. Un ejemplo es el expresidente Andrés Pastrana, a quien apoyamos en su momento en el proceso del Caguán, quien dice que quiere la paz pero que no le gusta que estén en Cuba, que digan esto, que hagan lo otro. No le gusta nada. Debería decir de una vez que no está apoyando la paz.

amolano@elespectador.com

@AlfredoMolanoJi

  • 16
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio