Por fin ganó Serpa

El tres veces candidato presidencial Horacio Serpa Uribe por fin ganó unas elecciones en los últimos 9 años. Acaba de ser elegido como el nuevo gobernador del departamento de Santander, escrutado casi el 70% de las mesas, con 321.104 votos.

Y lo hizo aun cuando en las encuestas mostraban casi un empate técnico con el polémico candidato de Convergencia Ciudadana, Didier Tavera.

Luego de más de 30 años de trayectoria política, y de haber ocupado los más altos cargos públicos de la Nación, como congresista, procurador y ministro, Serpa Uribe, un viejo zorro del Partido Liberal, ganó el primer cargo regional de Santander en medio de un debate protagonizado por la guerra sucia en ese departamento.

Horacio Serpa denunció en días pasados que había sido objeto de amenazas y que sus contradictores políticos estarían adelantando una campaña de desprestigio en su contra. Aún así, hasta ahora obtiene más del 55% de la votación.

"Recibo con alegría, con humildad y con gran responsabilidad los resultados que me dan un triunfo en estas elecciones", aseguró Serpa desde su sede de campaña en Bucaramanga. Todo parece indicar que la alianza política que se selló a favor de Serpa y que contó con el aval de partidos como el del Polo Democrtático y el de la U, le otorgó al candidato liberal la fuerza suficiente para ganar estos comicios por un amplio margen.

Con 64 años, Horacio Serpa, según los analistas, se reencaucha en el panorama político regional y, de paso, se convierte en una ficha estratégica para el Partido Liberal y su intención de recuperar el control de las principales alcaldías y gobernaciones del país.