Aval a Piedad Córdoba, una "cortina de humo"

En el debate de El Espectador, los precandidatos liberales rechazaron los condicionamientos que puso el Jefe de Estado a la mediación de la Senadora en la liberación de los secuestrados.

Tras apoyar la iniciativa del Gobierno de permitir que Piedad Córdoba sea de nuevo facilitadora para la liberación de secuestrados, los precandidatos liberales -que tuvieron su primer gran debate en El Espectador- rechazaron enfáticamente la manera como se produjo el anuncio.

Alfonso Gómez Méndez señaló que le resulta coincidente que éste se produzca precisamente cuando Manuel Cuello Baute, ex superintendente de Notariado y Registro está revelando la forma cómo se habrían repartido notarías a parlamentarios a cambio de su voto en favor de la reelección presidencial y lo calificó como una "cortina de humo".

"Me alegro por los secuestrados y me alegro por Piedad porque se le reconoce una labor muy importante que venía haciendo. Pero me preocupan dos cosas: una que hay dos personas listas que él (Presidente) ha demorado, por su indecisión ha demorado esa liberación, que construye una pared y eso demore el proceso. Eso me parece complicado. Segundo, me parece muy curioso que cuando se destapa todo lo de las notarías, que es una cosa muy grave, el Presidente inmediatamente con una cosa que a los colombianos nos alegra, pero que puede ser una cortina de humo, pero que no se engañe, el escándalos de las notarías y el problema de la reelección van a seguir", dijo la senadora liberal Cecilia López.

Por su parte el senador opositor al Presidente Uribe, Héctor Elí Rojas, consideró que el anuncio del Presidente Uribe sería "más agradable si no le hubiese puesto condicionamientos como el que tengan que ser liberados todos, y entregados los cadáveres ese mismo día, en las misma oportunidad porque eso sería un imposible material".

El senador consideró que "el Presidente hubiera podido decir esto hace varios meses y no dañar, como dañó por ejemplo la liberación de Moncayo que estaba ya lista".

Pese a estos repararos, indicó que "recibo con esperanza la decisión del Presidente".

El representante a la Cámara, Guillermo Rivera, asistente como observador al debate, consideró que el Presidente "le adicionó otro elemento que va a trancar nuevamente la entrega del cabo Moncayo, porque anunció la autorización pero con una entrega simultánea como una condición adicional, y eso hace prever que el asunto se va a demorar mucho más porque lo que habían anunciado era solo una entrega de dos miembros de la fuerza pública. El anuncio genera un avance pero a medias".