Las bases militares que utilizará EE.UU. en Colombia

Tres de las instalaciones militares son de la Fuerza Aérea Colombiana, dos de la Armada y dos del Ejército.

Colombia y Estados Unidos firmaron el viernes un acuerdo que permite el acceso de soldados estadounidenses a siete bases militares en este país sudamericano para lanzar operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo, pese a las críticas de gobiernos vecinos.

A continuación los principales datos de las bases implicadas en el acuerdo que establece la permanencia de máximo 800 militares y 600 contratistas estadounidenses en Colombia.

Palanquero: Es la sede del Comando Aéreo de Combate No.1 también conocida como base Aérea Capitán Germán Olano, está ubicada cerca al municipio de Puerto Salgar, en el central departamento de Cundinamarca. Su pista está en una de las orillas del río Magdalena y tiene capacidad para el aterrizaje y despegue de aviones de combate y de carga como los T-33, Mirage, A 37, Kfir y C-130. De acuerdo con fuentes militares, será una de las bases más importantes dentro del acuerdo de cooperación. Estados Unidos aprobó un presupuesto de más de 40 millones de dólares para el mejoramiento de la pista y la adecuación de sus instalaciones.

Apiay: Es la sede del Comando Aéreo de Combate No. 2. Está ubicada en inmediaciones a la ciudad de Villavicencio, la capital del departamento del Meta, en el sureste del país. Es una instalación de suma importancia en las operaciones ofensivas aéreas contra la guerrilla de las Farc en una extensa zona selvática y de llanuras del sur del país. Su ubicación también es estratégica para operaciones contra el narcotráfico y la interdicción de vuelos ilegales dedicados a transportar drogas hacia otros países. Está en capacidad de recibir todo tipo de aviones militares. Los aviones Super Tucano, de fabricación brasileña, decolan y aterrizan frecuentemente de su pista en misiones contra la guerrilla, así como helicópteros UH-60 de fabricación estadounidense.

Malambo: Sede del Comando Aéreo de Combate No. 3, está localizada cerca al municipio de Malambo, en el departamento del Atlántico, sobre el Mar Caribe de Colombia. Sus instalaciones permiten la operación de modernas aeronaves de combate y de transporte de tropas. Su ubicación permite operaciones de interdicción de vuelos ilegales en el Caribe colombiano y ataques aéreos en la zona norte del país en donde aún existen campamentos y presencia de las Farc. En esa base aérea operan actualmente aviones A-37, Super Tucano, AC-47, así como helicópteros UH-1H.

Tolemaida: Son las instalaciones más grandes e importantes del Ejército, localizadas en límites entre los departamentos de Cundinamarca y Tolima, en el centro del país. Cuentan con pista de aterrizaje y en sus hangares se les da mantenimiento a los helicópteros UH-60, UH-1H y MI-17 claves en las operaciones contra la guerrilla. De esa base salieron los dos helicópteros pintados de blanco y con emblemas de una misión humanitaria ficticia que rescataron en julio del 2008 a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y 11 soldados y policías secuestrados por las Farc en la selva. En Tolemaida reciben entrenamiento grupos élites en operaciones contra la guerrilla y el terrorismo, con la asesoría de Estados Unidos. En esa base permanecen frecuentemente militares y contratistas estadounidenses. A mediados del 2007 la Policía descubrió y frustró un plan de las Farc para atentar contra personal militar estadounidense durante un desplazamiento al balneario de Melgar, cercano a esas instalaciones militares.

Larandia: Es una base militar del Ejército situada en el departamento del Caquetá, en el sur de Colombia, a la que también tienen acceso la Policía Nacional y la Fuerza Aérea Colombiana. Tiene pista de aterrizaje que permiten las operaciones de diferentes aviones y helicópteros. Desde el año 2000 ha sido clave para operaciones contra el narcotráfico en medio del Plan Colombia apoyado por Estados Unidos, principalmente las labores de fumigación de extensos cultivos de hoja de coca -materia prima de la cocaína- en medio de áreas controladas por las Farc. Ha sido la punta de lanza del Plan Patriota, la mayor ofensiva de las Fuerzas Militares contra la guerrilla de las FARC en la historia reciente del país y es sede de la Fuerza de Tarea Omega que persigue en la selva a los principales comandantes rebeldes.

Bahía Málaga: Hace Parte de la Fuerza Naval del Pacífico y es la más importante de la Armada en ese océano. Está en un punto equidistante entre Ecuador y Panamá. Sus instalaciones permiten operaciones aéreas y navales estratégicas para combatir el narcotráfico en el Pacífico, fundamentalmente la interceptación de lanchas rápidas y semisumergibles que sacan grandes cantidades de cocaína hacia Centroamérica y Estados Unidos desde áreas selváticas. Las autoridades militares de Colombia sostienen que el Pacífico se convirtió en la principal ruta de los narcotraficantes para el envío de drogas ilícitas al exterior. La base está en capacidad de recibir embarcaciones de Estados Unidos que patrullan aguas colombianas y extranjeras para combatir el narcotráfico con base en un tratado de interdicción firmado entre Bogotá y Washington en 1996.

Cartagena: Hace parte de la Fuerza Naval del Caribe y en sus instalaciones, ubicadas cerca a esa histórica ciudad, atracan fragatas, patrulleras y submarinos. Es importante para operaciones contra el narcotráfico en el Mar Caribe, donde los cárteles de las drogas tienen rutas para el envío de cocaína a Centroamérica y Estados Unidos. Dispone de personal y de flotillas conformadas por unidades de superficie y submarinas.

Temas relacionados