Avanza proyecto para autorizar ingreso de miembros de las Farc a la UNP

El proyecto, que pasa a debates en plenarias en Cámara y Senado, busca ampliar el presupuesto y la planta de la unidad para vincular a miembros de las Farc que brinden seguridad a sus jefes.

El Espectador

Las comisiones primeras conjuntas aprobaron por unaninidad el proyecto de ley orgánica que permite la ampliación del presupuesto de la Unidad Nacional de Protección (UNP) y la vinculación de miembros de las Farc a la entidad. (Lea: Los guardianes de las Farc)

La discusión gira alrededor de la pretensión de remover las limitaciones contempladas en la ley 617, luego de que la Corte Constitucional tumbara el decreto expedido por el Gobierno y que intentaba resolver el asunto.

Uno de los argumentos más fuertes para aprobar el proyecto es la necesidad de que sean los mismos miembros de la guerrilla quienes brinden seguridad a los máximos jefes, familiares y sedes en la etapa de actividad del nuevo partido político que surja de las Farc. El objetivo: evitar episodios de la historia como la eliminación de miembros de la Unión Patriótica (UP) o el magnicidio de Carlos Pizarro Leongómez, candidato prediencial del partido del M-19, en 1990.

Según explicó el senador conservador Hernán Andrade, ponente del proyecto en Senado, se estima que lleguen unos 1.200 guerilleros a la UNP. De hecho, 305 de ellos ya recibieron la amnistía por parte del Gobierno el pasado lunes en Facatativá y empezarán el proceso de selección y capacitación para ser los escoltas de los jefes guerilleros una vez en la vida civil legal.

"¿Por qué no escoltas de la Policía? Porque hay desconfianza", señaló el representante Óscar Bravo. Para Imelda Daza, vocera del movimiento Voces de Paz y quién vivió de cerca el exterminio de la UP, es "obvia, urgente y necesaria" la protección para los líderes de las Farc.

"Se está cumpliendo una tarea importante. ¿Quién mejor​ para proteger a los jefes de las Farc que sus propios hombres? No se puede pedir que miembros de la Policía y el Ejército superen el rencor de un momento a otro (...) Yo sentía miedo de pedir ayuda a la Polícia en otros tiempos", dijo Daza. 

Por su parte, varios miembros del Centro Democrático (CD), partido opositor, señalaron que la ampliación de la planta de la UNP con miembros de las Farc era un error y, de acuerdo con José Obdulio Gaviria, la bancada se retiraría al momento de la votación.

El representante Álvaro Hernán Prada, de ese partido, comparó el darles armas letales a desmovilizados de las Farc con el darle licor a alcohólicos o estupefacientes a drogadictos.

Sugirió que lo que hay que hacer es depurar la UNP y no permitir el ingreso de miembros de las Farc. "El senador Iván Cepeda o Piedad Córdoba, que han sido cercanos a las Farc, han tenido seguridad de la UNP", dijo Prada. 

Por su parte, el representante Samuel Hoyos señaló que armar a 1.200 de las Farc es una "burla a las víctimas". Sin embargo, expresó que la verdadera preocupación es que se crearían 150 cargos administrativos que también tendrían acceso a la información de los protegidos por la UNP. 

Les dijo a lista congresistas: "Van a saber dónde viven, por dónde se desplazan ustedes y sus familias. No podría confiar en la UNP si las Farc tienen acceso a esa información". 

Concluyó su intervención expresando que si el pueblo colombiano va a confiar en las Farc, estas deben confiar en las entidades del Estado. "Hay que ponerlos a hacer algo lejos de las armas", dijo Hoyos.

Ante esta preocupación, Diego Mora, director de la UNP, señaló que la subdirección que manejará los esquemas de seguridad de los jefes de la Farc no tendrá información sobre ningún otro protegido y que sólo coordinará el programa especial de protección que está en los acuerdos. "Está aislada del programa especial de protección que funciona hoy", señaló. 

Líderes sociales

La senadora Doris Vega, de Opción Ciudadana, recordó las muertes de líderes sociales y defensores de derechos humanos en el país. Preguntó si estos serían tenidos en cuenta para la protección que se brindará a líderes de las Farc.

A esta preocupación se sumó la representante Clara Rojas, quién pidió que al menos se destine el 20 % de la nueva unidad de la UNP para la protección de líderes sociales.