Congreso se pone de acuerdo para aumentar castigos a conductores ebrios

Se busca que haya una detención domiciliaria de 24 horas para quienes sean atrapados conduciendo en estado de embriaguez.

Este lunes se logró llegar a un acuerdo entre distintos sectores del Congreso para presentar un proyecto de ley que eleve los castigos a las personas que manejen un vehículo bajo estado de embriaguez.

El Senador Carlos Alberto Baena y la Representante Gloria Stella Díaz, del Movimiento Político Mira celebraron este lunes que se haya abierto paso a varias de las iniciativas de ley que en materia de conductores ebrios hacen tránsito en el Congreso de la República.

Explicaron que “el proyecto de ley que hoy se radica en el Senado da humo blanco para castigar severamente a los conductores ebrios de manera progresiva con una fórmula mixta que integra medidas de policía, administrativas y penales”.

Sin embargo, aún no se penalizará la sola conducción en estado de embriaguez como delito autónomo.

El proyecto de ley plantea que quien por primera vez sea sorprendido conduciendo borracho será detenido de manera transitoria hasta por 24 horas en las cárceles para conductores y deberá pagar una multa del 25 por ciento del valor comercial del vehículo.

Si el conductor es sorprendido por segunda vez, la sanción será de una multa equivalente al 50 por ciento del valor comercial del vehículo, el conductor ebrio deberá firmar un acta de compromiso y le será ordenada nuevamente la detención transitoria con la advertencia de no volver a conducir bajo esos efectos. 

La tercera vez, el conductor sorprendido en estado de alicoramiento se verá enfrentado al decomiso definitivo del vehículo y de manera inmediata se iniciará un proceso penal por fraude a resolución judicial o administrativa, esto por no haber cumplido la orden que en la segunda ocasión se había impuesto, lo que sin duda lo expondrá a una penalización de 1 a 4 años, y se cancelará hasta por 30 años la licencia de conducción. 

Se busca además, aumentar el mínimo de la pena del delito culposo para aquellos conductores ebrios que en siniestros viales causen la muerte o lesión a otras personas. En este caso, la condena debe pagarse en centro intramural, sin beneficios como la casa por cárcel. 

“Esperamos que a diferencia de las otras oportunidades, este proyecto sea discutido y aprobado con celeridad para evitar las tragedias causadas por la irresponsabilidad de los conductores borrachos, que hasta el 31 de agosto de este año habían dejado un saldo de 313 muertos y 1643 lesionados en un total de 1294 siniestros viales”, puntualizó la Congresista.