Consejos políticos para la paz

Ocho días después de anunciar la creación de una Comisión Asesora de Paz, el presidente Juan Manuel Santos la convocó este lunes por primera vez.

El presidente Juan Manuel Santos, acompañado por negociadores en La Habana, explica alcances de la Comisión Asesora para la Paz. / Presidencia
Juan Manuel Santos aseguró que los integrantes de la Comisión Asesora de Paz tendrán la libertad e independencia para plantear sus diferencias con el Gobierno y sus recomendaciones al proceso de paz con las Farc, que hoy inicia el ciclo 34 de diálogos. “Poner la paz por encima de cualquier diferencia partidista, de cualquier diferencia personal” es la premisa con la que el jefe de Estado inauguró dicho órgano que servirá, tal y como lo expresó Santos el día de sus creación, para asesorar al presidente para que la mesa de diálogos acierte en los temas más trascendentales, como lo son los que tienen que ver con justicia y fin del conflicto.
 
El mandatario fue explicito en que uno de los objetivos de la Comisión es generar mayor consenso en torno al proceso de paz al incluir en ella a quienes han sido críticos del Gobierno y de los diálogos. “En la medida en que podamos traer más y más gente, que inclusive haya sido crítica de la forma como estamos buscando la paz, gente que ha estado en contra del proceso, vamos a tener más fuerza para lograr esa paz y esa es la idea de esta Comisión Asesora”, explicó el jefe de Estado.
 
Es por esto que Santos ha invitado a hacer parte de ella al expresidente Andrés Pastrana, a la excandidata a la Presidencia, Marta Lucía Ramírez —quienes aceptaron— y algunas figuras del Centro Democrático que han declinado la invitación, como lo hizo este fin de semana el propio expresidente Álvaro Uribe.
 
Tras la reunión con los miembros de la Comisión Asesora, el presidente Santos realizó un pronunciamiento en dos sentido: primero, al informar que los generales Jorge Enrique Mora y Óscar Naranjo no seguirán permanentemente en la mesa de diálogos, y segundo, respondió a la postura del expresidente Álvaro Uribe de que los diálogos se deben prorrogar. Ante lo primero explicó que ha llegado el “momento de ir cambiando el modus operandi” y que “se tomó la decisión de que la subcomisión (de oficiales activos) se reuniera”, por lo que “la presencia permanente del general Mora y el general Naranjo no va a ser necesaria”.
 
El presidente explicó que el general Mora lo va a acompañar en una serie de reuniones con los miembros de las Fuerzas Armadas, tanto retirados como en servicio activo, para explicarle lo que allá se está decidiendo y para pensar el futuro de la Fuerza Pública; mientras que el general Naranjo mantendrá su labor de ministro consejero para el Posconflicto, pues “necesita meterles el acelerador a una serie de decisiones”.
Ante las afirmaciones del exmandatario y hoy senador Uribe, Santos sostuvo: “No sé por qué dicen que se debe prolongar (...) entre más pronto lleguemos a los acuerdos, más vidas vamos a ahorrar, más sufrimiento nos vamos a ahorrar, más víctimas nos vamos a ahorrar y más pronto vamos a comenzar a disfrutar los dividendos de la paz”. El mandatario dijo que no tenía ninguna lógica plantear que los diálogos se deben prorrogar y defendió que su diseño ha permitido acelerar la búsqueda de acuerdos y entrar en un momento definitivo.