Contras al procurador

Gobierno y organizaciones sociales serían el palo en la rueda de la campaña de Alejandro Ordóñez. Liberales aún no definen su apoyo.

El procurador Alejandro Ordóñez. / Archivo - El Espectador
El procurador Alejandro Ordóñez. / Archivo - El Espectador

Aunque la reelección del procurador general Alejandro Ordóñez estaría asegurada, ayer se conoció que el Gobierno y varias organizaciones sociales no piensan dejar ese camino tan despejado. El Ejecutivo prometió un rival digno, que haga peso en la terna, y en algunos movimientos ciudadanos ya cobró forma una campaña para frenar la aspiración del funcionario.

“El presidente tiene la obligación constitucional de presentar al Senado su candidato en la terna, y por supuesto que va a presentar a un gran jurista”, aseguró ayer el ministro del Interior, Fernando Carrillo, y aclaró que Santos sigue estudiando hojas de vida, por tanto aún no se conoce ningún nombre.

Fuentes cercanas al Partido Liberal aseguraron ayer que la elección de Ordóñez con el Ejecutivo “iba bien” hasta que el procurador manifestó su “escepticismo” frente al proceso de paz con las Farc. “Fue entonces cuando a Santos le entró la duda”. Sin embargo, no desconocen que el Congreso “está muy descontento con el Ejecutivo por los nombramientos de ministros, y eso puede significar que los parlamentarios no acompañen a Santos”.

Por su parte, Gloria María Borrero, vocera de Elección Visible, una coalición de 13 organizaciones de la sociedad civil que hace dos meses se unieron para atajar la extinta reforma a la justicia, afirmó que la elección del procurador Ordóñez es una burla a la Constitución.

“Por eso manifestamos nuestra indignación y le pedimos a las organizaciones sociales que se unan y apoyen tres peticiones concretas”. Promueven, primero, que el Congreso respete el rigor que estableció la Constitución para esta elección y cumpla los principios de transparencia; segundo, que el procurador renuncie a su candidatura, porque el proceso está viciado y “nunca va a ser igualitario con los candidatos”, y, en caso de que esto no suceda, que es lo más probable, plantean que los otros dos candidatos que integren la terna no acepten estar en ella, “porque van a ser candidatos de papel”.

Para esta jurista, lo más curioso es que en las pasadas elecciones de 2008 se presentó una situación parecida. “El procurador Ordóñez tuvo todo el tiempo del mundo para hacer campaña (...) Si esto se va a repetir, cambiemos la Constitución y digamos por ejemplo que el procurador puede reelegirse de manera automática por una sola vez”, concluyó Borrero.

El jefe único del liberalismo, Simón Gaviria, aseguró ayer desde Pereira que su colectividad aún no ha decidido si apoyar o no la reelección de Ordóñez. “El Partido Liberal no ha tomado decisión sobre la elección de procurador y va a esperar a que se conforme la terna”, precisó. Sin embargo, hay fuerzas liberales que estarían promoviendo a Ordóñez, entre ellas Horacio Serpa.

Lo cierto es que el procurador Ordóñez ya logró el apoyo del PIN, los conservadores, Cambio Radical y la U. Así las cosas, las cartas que lo favorecen estarían echadas, pero el último cartucho lo tendrían el presidente y la ciudadanía.