Controversia por El Ubérrimo desató rifirrafe entre Uribe e Iván Cepeda

En el Congreso de la República, el expresidente negó que haya beneficiado a su familia con recursos del Estado para hacerse a canales privados de riego en su finca, ubicada en los departamentos de Antioquia y Córdoba.

Lo que inició como un debate de control político en el Congreso para discutir el tratado de extradición con Estados Unidos y los deportados desde Venezuela, terminó convirtiéndose en un rifirrafe entre los senadores Álvaro Uribe (Centro Democrático) e Iván Cepeda (Polo Democrático) por las supuestas irregularidades que rodean la adquisición de terrenos que hacen parte de la finca El Ubérrimo. (Lea también: Embajador de Colombia en Venezuela no volverá por ahora a Caracas)

En su intervención, Cepeda la emprendió contra el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, a quien acusó de ser un prófugo y un delincuente, que además habría facilitado que el núcleo familiar del expresidente se hiciera a terrenos que permitieron ampliar El Ubérrimo, una finca de Uribe y su familia en los departamentos de Antioquia y Córdoba. (Lea: Revivió la controversia por baldíos en manos de políticos y grupos económicos)

"Andrés Felipe Arias es un delincuente. Cogió los dineros de los colombianos y se los dio a los terratenientes, reinas de belleza, y sus amigos de la corrupción. Pero también usted senador Uribe por haber construido canalizaciones en su hacienda de El Ubérrimo. Algún día tendrá que responder por el informe de la Contraloría que indica que se desviaron recursos del Estado para eso", reclamó Cepeda.

El senador del Polo hacía referencia a un informe de la Contraloría General, que instó a la Agencia Nacional de Tierras (ANT) a anular las ventas a terceros de 322 predios de origen baldío ubicados en cinco departamentos del país y que suman 123.000 hectáreas. Entre esos terrenos hay 103 hectáreas en 11 lotes que pertenecen a la Sociedad Agropecuaria El Ubérrimo.

Ante las acusaciones, Uribe dijo que Cepeda era “cobarde y mentiroso”, y lo invitó a visitar su finca, pero en compañía de líderes de las Farc como Iván Márquez o Jesús Santrich.

"Miente de nuevo el senador Cepeda. Nunca beneficié a mi familia con recursos del Estado para canales privados de riego en El Ubérrimo. Usted ha ido al Ubérrimo mintiendo, como una vez que pidió un carro de la Defensoría del Pueblo para ir a visitar una prisión y se fue para El Ubérrimo; la próxima vez me dice y lo espero y váyase con Márquez y Santrich y con cuanto bandido quiera ir. No sea cobarde y mentiroso", dijo Uribe.

Según el exmandatario, los lotes de su finca fueron comprados a sus respectivos dueños, por lo que no los habría obtenido como baldíos, y en este caso lo acogería la teoría de derechos adquiridos pues los negocios se realizaron antes de 1994, cuando se sancionó la norma. Las propiedades fueron compradas a "propietarios que a su vez las habían comprado de otros propietarios o a personas que habían sido adjudicatarios de baldíos", afirmó el exmandatario, ahora senador y líder del opositor Centro Democrático.

La Contraloría envió su investigación, realizada a partir de informes de entre 2013 y 2015, a la Fiscalía y la Procuraduría. Con ello, busca que determinen si existe responsabilidad de funcionarios o particulares "frente al deber institucional de evitar que predios particulares adjudicados originalmente como baldíos fueran vendidos y consolidados en unidades de UAF (Unidad Agrícola Familiar) superiores a las permitidas por la Ley".

En estos casos, la Contraloría explicó que solo puede actuar si un juez anula las compraventas de los terrenos por probada la mala fe de los adquirientes.