Corrupción y polarización, las preocupaciones frente a elecciones de 2018

Dirigentes políticos debatieron sobre la necesidad de enfrentar la corrupción y de promover el desarrollo económico del país, como un impulso a los demás sectores.

Una discusión centrada en la corrupción y en las dificultades económicas como principales problemas del país, se dio este martes en el marco del foro “¿Hacia dónde va Colombia? Retos del próximo Gobierno”, organizado por el Senado y en el que participaron dirigentes de diversas corrientes políticas como Iván Duque y María del Rosario Guerra (ambos del Centro Democrático), Claudia López (de la Alianza Verde) y Luis Fernando Velasco (del Partido Liberal).

El espacio de debate fue aprovechado por María del Rosario Guerra, precandidata del Centro Democrático para las elecciones presidenciales de 2018, quien aseguró que el país necesita diversificar la economía, impulsando sectores como la cadena de turismo, la agroindustria y la bioeconomía. En ese sentido, explicó que estos, principalmente el agro, son pilares para el desarrollo de regiones como los Llanos Orientales o las planicies del Caribe.

Además, Guerra dijo que “la única manera de que el país progrese es con el trabajo digno, volviendo a la cultura de la legalidad”. Para esto, su propuesta es aliarse con empresarios para incentivar el emprendimiento y los proyectos productivos de las personas, “de la mano de un programa educativo que prepare a nuestros jóvenes y también a los adultos”.

Una postura con la que coincidió su copartidario, y también precandidato presidencial Iván Duque, para quien durante muchos años la economía del país se ha basado en la bonanza petrolera y en la venta de materias primas (carbón, níquel, acero, etc.) a grandes potencias como China, descuidando otros sectores.

Así, desde las propuestas del senador uribista para enfrentar los retos del país a futuro, se debe diversificar la industria colombiana. Pero esto, continuó Duque, se da solo si se puede garantizar la presencia del Estado en todo el territorio. De esta manera se puede llegar a una “economía dinámica y diversa (capitalismo emprendedor y diverso), empujando a la innovación social, productiva, de la economía naranja, de ciencia y tecnología, de ciudades inteligentes y sostenibles, de infraestructura y de diversificación exportadora”.

El senador Luis Fernando Velasco, único de los panelistas que no habló de forma directa de sus aspiraciones electorales para 2018, también explicó que para fortalecer la educación, la seguridad, la salud y a las instituciones del Estado, se debe replantear el modelo económico que hay en la actualidad en Colombia. Según el senador caucano, se ha apostado por la especulación y por vivir de las materias primas, quitándole competitividad a las empresas.

Velasco, en ese sentido, afirmó que se debería apostar "por un modelo económico en el que lo que produzca riqueza sea el trabajo y no la especulación”, pues es en esa donde está “la gran corrupción, porque se sustenta en las exoneraciones tributarias que pactan los dueños del sector financiero con quienes gobiernan”.

Y aunque la senadora Claudia López también planteó las dificultades económicas del país, le dio un giro al rumbo del debate cuando aseguró que “nuestro problema no es la capacidad de generar riqueza. El problema es que los que la administran, los políticos, son unos ladrones de principio a fin”. Según cifras de la senadora, al año la corrupción le cuesta al país $ 50 billones, uno de los argumentos que ha sido pilar en la consulta anticorrupción que está promoviendo.

López explicó que  a pesar de que en el país se hacen inversiones en sectores como la salud, no se ven los cambios debido a la corrupción que en el fondo está motivada por la forma en la que se eligen y gobiernan los presidentes (“unos políticos compran votos para llegar al Congreso y otro compra a los congresistas para gobernar el país”).  Esto, explicó la senadora, profundiza la inequidad en Colombia.

Al ser indagados por el público sobre qué ajustes se tendrían qué hacer al Acuerdo Final de Paz, los congresistas del Centro Democrático manifestaron las posturas ya conocidas de este partido frente a lo acordado entre el Gobierno y las Farc, sobre todo, en materia de participación política y en los indultos otorgados a exguerrilleros, a lo que, López, de manera indirecta respondió: "A los colombianos no les preocupa ni la JEP ni el fast-track, lo único que estamos celebrando hoy es que las Farc van a desaparecer en un mes".