El mapa de la concentración

Características y ubicación de las 23 zonas veredales y los ocho campamentos dispuestos para el cese el fuego y la dejación de las armas.

Una de las noticias más esperadas del proceso de paz era la lista de los lugares concretos en que se daría el proceso de concentración de la guerrilla para el monitoreo del cese el fuego bilateral y la posterior dejación de las armas. Sin embargo, en el anuncio del jueves en La Habana sólo se reveló que serán 23 zonas veredales de normalización y ocho campamentos adicionales. La duda sobre la ubicación de las zonas fue despejada ayer por el Ministerio de Defensa, que reveló el nombre de las veredas para el tránsito de los guerrilleros a la vida civil.

Según el Ministerio, de las 32.000 veredas que hay en Colombia, sólo 23 acogerán el proceso de concentración de las Farc, y aunque dio a conocer los nombres aún no se han revelado los límites de cada una de ellas. Por eso desde ayer un equipo técnico del Ejército y la Policía dio inicio al proceso de cartografía de las zonas de ubicación. El proceso tardará entre tres y cuatro semanas y el resultado serán las coordenadas específicas de dónde empezará y dónde terminará cada zona o campamento.

Hay que recordar que el acuerdo entre el Gobierno y las Farc establece que los límites serán los de las veredas o los que provean accidentes geográficos o características del terreno. Es decir, las zonas podrán ir del río x a la montaña y. Pero esas referencias serán las que provee el equipo designado por el Ministerio de Defensa, en coordinación con los representantes de Naciones Unidas, ya que uno de los requisitos es que los linderos no dificulten el monitoreo ni el seguimiento del cese el fuego bilateral y de hostilidades.

Asimismo, esas referencias tendrán que cumplir con las características pactadas entre el Gobierno y las Farc, como el acceso a las zonas por vía fluvial o terrestre. El funcionamiento de las zonas tiene un estricto reglamento pactado en La Habana. Cada una podrá tener varios campamentos, que serán los lugares donde la tropa guerrillera se concentrará y mantendrá las armas mientras se cumplen las fases trazadas. En esos campamentos no podrá haber civiles y fuera de ellos los guerrilleros no podrán portar armas ni uniformes.

De esta manera, las zonas servirán para el trabajo social, colectivo y político de las Farc, de forma que hagan las veces de zonas de tránsito de la vida guerrillera a la vida civil. Ahora será la ONU quien ayude a definir los puntos de ubicación concretos y establezca las reglas del juego que regirán el ejercicio de monitoreo y verificación del fin del conflicto.